Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Alejandro Sanz encuentra un paraíso en el teatro Compac de Madrid

Alejandro Sanz encuentra un paraíso en el teatro Compac de Madrid

europafm.com |  | Actualizado el 22/10/2015 a las 15:54 horas

Concierto de Alejandro Sanz en Madrid

Concierto de Alejandro Sanz en Madrid / europafm

Un público entregado, un ambiente recogido y un escenario coqueto son los tres ingredientes que Alejandro Sanz supo mezclar, junto con un buen puñado de canciones, para ofrecer un buen concierto a los espectadores que abarrotaron el recinto madrileño. Un reestreno soñado para Sanz, que después de un divorcio, un intento de chantaje y el estrés que le provocó su última gira, ha regresado al escenario en buena forma, dispuesto a defenderse entre los artistas españoles de mayor talla internacional.

De momento, esa privilegiada situación no parece que vaya a sufrir revés alguno, ya que Paraíso Express, tras dos semanas en el mercado, ha alcanzado el número uno en las listas musicales de varios países y en España ha obtenido un Disco de Platino gracias a las 60.000 copias vendidas. Alejandro Sanz subió a las tablas del Teatro Compac y ahí estaba, como si no hubiera pasado el tiempo, la risa pícara, el acento andaluz, la timidez, los rasgos que, en definitiva, le han convertido en icono sexual para las féminas de todo el mundo.

La velada arrancó al ritmo de Peter punk, canción que abre su nuevo disco y con la que Sanz dio la bienvenida a todos los presentes en el teatro, incluidos rostros tan conocidos como Miguel Bosé, Ana Torroja, Leonor Watling o la pareja formada por Carlos Moyá y la actriz Carolina Cerezuela. Los primeros compases del concierto lo protagonizaron temas como Lo que fui es lo que soy, Desde cuándo o Viviendo deprisa con el que Alejandro Sanz se dio a conocer en 1991. También Corazón partío, la pieza que en 1997 encumbró a Sanz como artista de masas.

El recital continuó con Cuando nadie me ve, Si hay Dios y Lola soledad, una canción que Alejandro Sanz dedicó "a todas las mujeres" en el "Día internacional contra la violencia de género". El clímax de la actuación llegó con No es lo mismo, una avalancha rítmica irresistible. Por último, el cantante comenzó a preparar el fin de la velada con el single de su nuevo trabajo, Paraíso Express, al que siguieron Lo ves y Tú no tienes la culpa. "Si tuviera que elegir un paraíso en el que estar ahora mismo, sería éste, sin duda", aseguró el artista a modo de despedida. Alejandro Sanz ofrecerá otros siete conciertos en el Teatro Compac de Madrid hasta mediados del próximo mes, antes de comenzar una gira mundial que aún no tiene fechas programadas.