Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Antonio Carmona se siente más libre sin Ketama

Antonio Carmona se siente más libre sin Ketama

europafm.com |  | Actualizado el 22/10/2015 a las 15:51 horas

Antonio Carmona en Bogotá

Antonio Carmona en Bogotá / europafm

Su último trabajo es Vengo venenoso, un conjunto de temas que tienen muchas historias y muchos matices, afirmó antes de participar en la clausura del Festival VivAmérica de Bogotá, junto con la también española Rosario Flores. Precisamente con Rosario está inmerso en una gira promocional de los nuevos discos de ambos por América Latina y, tras actuar en la capital colombiana, viajarán juntos a Argentina, Nicaragua, Costa Rica y México.

Sobre Vengo venenoso, Carmona dijo que "hay canciones que explican todo". Se trata de un trabajo en el que mantiene sus raíces flamencas con la peculiar fusión que siempre le ha caracterizado. La grabación incluye canciones como Se amarra el pelo, dedicado a las mujeres, o Para que no llores, donde refleja las historias de los inmigrantes que llegan a España procedentes de África en busca de oportunidades. "Es un disco para oirlo y del cual me siento muy orgulloso", pues es una creación que le llevó años de arduo trabajo en el sótano de su casa, respaldado siempre por su familia, recordó. Carmona, hijo del guitarrista flamenco Juan Habichuela, se arropó no sólo en el conocimiento para concluirlo, sino que también se rodeó de artistas de la talla del colombiano Juanes. "Con Juanes hay un hilo conductor, pues lo que hacemos es defender y exponer nuestra música, que en mi caso es el flamenco, pero lo hago refrescando las bases, que tiene tantos siglos, pero llevándola a otro campo, que es lo que también hace Juanes", explicó el cantante. Junto al colombiano, Carmona recuerda haber pasado muchas noches tocando juntos. "De ahí sacamos tres o cuatro canciones que tengo guardadas para otro disco", agregó.

De Ketama tiene gratos recuerdos, pero ahora se siente más libre.
"Es como tener tu propia empresa. Antes teníamos una empresa y éramos tres, cada uno tenía un 33 por ciento de todo. Ahora, escribo lo que quiero, canto lo que quiero y expreso todo lo que llevo por dentro", señaló. El artista está convenido de que con su trabajo seguirá derribando fronteras, pues con su música, mezcla de flamenco, pop, rock, ritmos latinos y hip-hop, hay calidad y mensaje y, además, tiene la producción de Gustavo Santaolalla, uno de los intérpretes argentinos más reconocido en la escena latinoamericana. Ahora sólo pretende disfrutar haciendo música "y dar alegría" a todos los que le escuchen.