Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Bruce Springsteen hace vibrar a 36.000 personas en el estadio bilbaíno de San Mamés

Bruce Springsteen hace vibrar a 36.000 personas en el estadio bilbaíno de San Mamés

europafm.com |  | Actualizado el 22/10/2015 a las 15:52 horas

Bruce Springsteen en Bilbao

Bruce Springsteen en Bilbao / europafm

El "Boss" ha iniciado en Bilbao la parte española de su gira europea, que incluirá Benidorm (28 de julio), Sevilla (30 de julio), Valladolid (1 de agosto) y Santiago de Compostela (2 de agosto).

Con treinta minutos de retraso, Springsteen salió al escenario con una camiseta negra bajo un chaleco del mismo color y sus inseparables tejanos, saludó en euskera con un "Kaixo Bilbao, pozik nago!" traducido a castellano "¡Hola Bilbao, estoy feliz!" a una audiencia heterogénea y entregada desde el primer momento.

El concierto comenzó enérgico con canciones como Hungry Heart, la coreada Badlands o uno de los pocos temas del disco Working on a dream que ha incluyó en el repertorio, Outlaw Pete.

Desde los primeros compases, Springsteen no dejó de acercarse a las primeras filas para sentir de cerca a sus seguidores y, en uno de los momentos más aplaudidos de la noche, le prestó el micrófono a un niño que sin ninguna vergüenza cantó el estribillo de Waiting on a sunny day y después subió al escenario para saludar junto a su ídolo.

Cuando el reloj marcó la medianoche, las luces se encendieron y los músicos se retiraron, pero sólo un par de minutos después, regresaron al escenario con fuerza renovada para la última parte de la actuación con una versión de You never can tell, de Chuck Berry, y el tema Dancing in the dark, en el que el rockero compartió pasos de baile con un público entregado.

Con una marchosa Twist and shout adaptada a La bamba finalizó una noche extraordinaria en la que 36.000 gargantas no dejaron de acompañar ni un instante a un siempre apasionado Springsteen, que se despedió de su público con un "¡Muchas gracias Bilbao, os queremos!"