Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Coldplay defrauda a los 65.000 fans que acudieron a su concierto en Barcelona

Coldplay defrauda a los 65.000 fans que acudieron a su concierto en Barcelona

europafm.com |  | Actualizado el 22/10/2015 a las 15:52 horas

Coldplay, durante su concierto en Barcelona

Coldplay, durante su concierto en Barcelona / europafm

Coldplay ha jugado a menudo a ser la digna sucesora de U2, y aunque los británicos no han sido capaces de colapsar el Camp Nou como los de Bono, el cuarteto que lidera Chris Martin consiguió llenar su primer estadio en un concierto en España. Sin embargo, el sonido que ofrecieron es impropio de una banda que se pretende de Primera División.

Las entradas para la velada de hoy se agotaron en poco tiempo y Barcelona fue además la segunda ciudad en la que presentaron su último disco, Viva la vida or Death and all his friends, la misma ciudad en la que fueron grabadas las diez nuevas canciones además de en Londres y Nueva York.

Los paralelismos con U2 no son anecdóticos: en este último disco, Coldplay tuvo como productor a Brian Eno, un colaborador habitual de Bono, y no debió ser casual que en las canciones que entretenían al público antes del inicio del concierto sonara Magnificient, uno de los temas estrella del nuevo álbum de U2.

Casi un año después de su anterior concierto en Barcelona -en el menos masivo Palau Sant Jordi- durante la primera parte de la gira de Viva la Vida, y tras superar unos iniciales problemas de sonido, el grupo inglés comenzó la velada con dos de los temas estrella de su cuarto álbum, Life in Technicolor y Violet Hill.

En las dos horas que ha durado el concierto del Estadio Olímpico, Coldplay ha interpretado la totalidad de las canciones de Viva la Vida, que han dosificado a lo largo de la noche. En esa primera parte de la velada, Coldplay interpretó dos de los temas más celebrados de su segundo disco, A rush of blood to the head: la contundente Clocks y la balada In my place.

Con Yellow, el único tema que han tocado de su primer disco, Parachutes, el estadio se vio inundado de globos gigantes de color amarillo, que han dado paso a Glass of water, un corte de su reciente EP Prospekt's March.

Después de tres canciones del cuarto álbum, Cemeteries of London, 42 y Strawberry Swing, el grupo inglés intercaló uno de esos temas que ya se han convertido en himno generacional, Fix You, de su tercer disco, el de la consagración internacional, X&Y, una canción que coreó gran parte de la concurrencia.

Pero el público no fue benévolo y silbó a los de Chris Martin cuando los problemas de sonido reaparecieron con Strawberry swing y con God put a smile upon your face, ésta última interpretada por el cuarteto en uno de los extremos de una de las pasarelas, casi en el centro del Estadio. Seguramente, más de uno de los decepcionados seguidores que gritaban "No se oye" esperarán a la venta del DVD que hoy se grababa durante el concierto de Barcelona con la esperanza de que el sonido será mejor.

En la segunda parte del concierto, algunas de las penas se olvidaron con cortes tan emblemáticos como Talk, la acústica Green Eyes, que los de Coldplay han tocado en el otro extremo del campo, en medio del público, la country Death will never conquer, la contundente Viva la Vida o Lovers in Japan.

Homenaje a Michael Jackson
No podía faltar tampoco el homenaje al recientemente fallecido Michael Jackson con una de sus canciones más célebres, Billie Jean, tocada por el cuarteto británico después de una excentricidad, invitar al público a hacer la ola con las pantallas del móvil.

Bises aparte -en ellos ofrecieron The Scientist, The Escapist y otra vez Life in Technicolor, el concierto concluyó con Death and all his friends en medio de una lluvia de confeti, la única lluvia que al final cayó esta noche después de las amenazantes nubes que cubrían Barcelona el viernes por la tarde.

Coldplay, que había llegado a Barcelona tras actuar en Hannover, Düsseldorf y Múnich (Alemania) y Udine (Italia), viajan a partir de la próxima semana a la localidad holandesa de Nimega -donde ofrecerá dos conciertos-, y volverán a casa para tocar en Manchester, Glasgow y en Londres, donde también tendrán una doble cita con sus fans en el estadio de Wembley.