Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

VÍDEO | PENSABA QUE HABÍA ALGUIEN EN EL ESCENARIO

Adele se queda sin sonido en un concierto, no se entera y sigue cantando como si nada

Ante la sorpresa del público, el sonido del concierto de Adele del sábado 2 de abril en Birmingham desapareció a mitad de la canción All I Ask, haciendo que el público chillara por la sorpresa y arrancara a cantar la canción con la cantante, que no se enteró de lo que sucedió hasta que preguntó al público al final de su actuación.

Alex Vilalta | Barcelona | Actualizado el 05/04/2016 a las 11:30 horas

Adele en su concierto en Birmingham, Inglaterra.

Adele en su concierto en Birmingham, Inglaterra. / Getty

Adele sigue dando titulares con la gira de su último álbum 25. En este caso, la cantante perdió el sonido en el estadio de Birmingham donde se encontraba actuando el pasado sábado 2 de abril y no se dio cuenta del problema.

En el vídeo del momento se puede ver como la cantante empieza la interpretación de All I Ask, que curiosamente fue el mismo que le dio problemas en la gala de los premios Grammy, cuando de repente el audio del estadio desaparece durante más de 15 segundos. Ante la sorpresa del momento, los asistentes al concierto empiezan a gritar, para pasar luego a cantar la letra del tema juntamente con la cantante. Cuando el sonido regresa, Adele sigue con su actuación como si nada hubiera ocurrido. Y no se trata de una muestra de profesionalidad, sino que realmente la cantante no se enteró de nada de lo que sucedió.

Cuando acabó la actuación, la cantante preguntó al público por qué habían gritado, con lo que al fin se enteró del problemilla que había tenido con el sonido: "¿Por qué habéis empezado a aplaudir en medio de la actuación? Temí por mi vida, pensaba que algún extraño se había subido al escenario. ¿Qué ha pasado?". Además, la cantante explicó que siguió cantando como si nada porque "su pinganillo no dejó de funcionar", así que se podía escuchar a sí misma. Además, bromeó con que los de la primera fila tuvieron un concierto privado y que de esta forma podrían decir a todos que Adele estaba cantando en directo, "como en todos los conciertos que hace".

¡De verdad que nos encanta Adele!