Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

EN UN REPORTAJE DE ELLEN DEGENERES

Britney Spears roba en un centro comercial "porque es famosa"

La famosa presentadora norteamericana Ellen DeGeneres ha querido demostrar cómo compran (o más bien se llevan sin pagar) las celebrities en los centros comerciales, aprovechándose en un tono humorístico de su condición de famosas junto a su amiga Britney Spears para hacer "lo que les de la gana".

@europa_fm | Barcelona | Actualizado el 17/09/2017 a las 22:04 horas

Ellen DeGeneres y Britney Spears paseando por el centro comercial

Ellen DeGeneres y Britney Spears paseando por el centro comercial / Ellen

Ser celebrity es el mejor chollo que te puede tocar hoy en día. Las marcas pelean entre ellas para que lleves sus últimos diseños y además te llueven los regalos como agua de mayo. Así pues, la presentadora y humorista norteamericana Ellen DeGeneres ha querido demostrar cómo de sencillo y divertido es ir a comprar a un centro comercial con una amiga famosa como Britney Spears.

Ni corta ni perezosa, ambas de presentan en unas galerías comerciales de Los Ángeles para "hacer lo que les de la gana" por su condición de famosas. Saltarse stops, subir por las escaleras mecánicas que están de bajada, dar puñetazos a un saco de boxeo decorativo, preguntar si le regalan la ropa... Todas estas gamberradas están permitidas para las celebrities de la talla de Britney Spears.

Pese a la reticencia de la cantante de hacer todo esto, la humorista la empuja a robar un pequeño bolso que había conquistado el corazón a Britney. "Somos celebrities, eso no es robar", asegura Ellen para calmar la mala conciencia de la cantante.

Así pues, ambas se llevan un helado extra grande por la patilla, entrando en el escaparate de una tienda donde había una inmensa mesa parada para comérselo sin que nadie les diga nada. Al final del día, ambas se tumban en una cama en el centro de una tienda de decoración para descansar, no sin antes haber cogido prestados algunos dólares que los turistas habían tirado en una fuente. ¡Queremos ser celebrities!