Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

LA ÚLTIMA EXCENTRICIDAD DE LA CANTANTE

Emma, la silla de ruedas de oro de Lady Gaga

Era de esperar que si Lady Gaga estuviera convaleciente en algún momento de su vida, hiciera eco de su estado de la manera más excéntrica posible. Por desgracia la cantante tuvo que someterse a una operación de cadera el pasado febrero y por eso tiene que ir en silla de ruedas mientras se mejora. Pero no en una silla cualquiera, no. Tiene nombre propio: Emma, bañada en oro y con asiento de cuero que Lady Gaga encargó para reposar como una auténtica reina.

Celebrities.es | Madrid | Actualizado el 22/10/2015 a las 16:54 horas

Lady Gaga sentada en su trono de ruedas, bañado en oro y con asientos de cuero

Si Lady Gaga está convaleciente y tiene que recuperarse no lo puede hacer a la antigua usanza utilizando las sillas de ruedas que le facilitan en el hospital. Ella es la reina del pop, y como tal tiene que reposar sentada en un trono de ruedas, bañado en oro y con asiento de cuero.

“Esta es Emma”, escribía en su Twitter para presentarle al mundo su última excentricidad con una foto tomada por su inseparable amigo Terry Richardson. Emma fue creada por un conocido joyero de Nueva York llamado Ken Borochov, de la firma Mordekai. Este trono de ruedas está inspirado en una silla real con pinceladas de cuero. Tiene, ni más ni menos, que 24 quilates de oro y una llamativa sombrilla, que se inclina 180 grados, para que la diva pueda descansar sin un molesto rayo de sol en su cara.

Este joyero tiene clientes de la talla de Kanye West, Cher Lloyd y Nicki Minaj, entre otros, pero cuando la cantante le llamó no daba crédito. “No esperaba esa llamada y nunca me habían encargado una silla de ruedas, pero siempre estoy dispuesto a los nuevos retos y me encantó poder fabricar una silla que he llamado 'chariot' y que es digna solo de una reina”, decía para el New York Post.

Sin duda la neoyorkina tendrá una recuperación al estilo de una 'queen', tras haberse sometido a una operación de cadera el pasado mes de febrero. Debido a una inflamación de las articulaciones en plena gira. Por lo que se vio obligada a que cancelar los conciertos de ‘The Born This Way Ball’ que finalizarían el 20 de marzo en Tulsa en condiciones normales, tras casi un año entero de actuaciones por todo el mundo.

Además, sentada en una silla de tales características podrá perfectamente seguir con los preparativos para su boda con Taylor Kinney, que sin duda será uno de los enlaces más comentados del mundo celebritero.