Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

ACUSADO DE 13 CARGOS POR AGRESIÓN SEXUAL A MENORES

Ian Watkins, cantante de Lostprophets, admite haber intentado violar a un bebé

Ian Watkins, excantante de la banda galesa Lostprophets, se declara culpable ante un tribunal de Cardiff (Reino Unido) de intentar violar a un bebé de un año y de otros diez cargos de abusos sexuales a menores.

EFE | Barcelona | Actualizado el 22/10/2015 a las 17:22 horas

Ian Watkins, excantante de Lostprophets

Ian Watkins, excantante de Lostprophets / europafm.com

Watkins, de 36 años, había negado hasta ahora todas las acusaciones y varió su declaración antes de que comenzara el juicio, después de que la acusación aceptara cambiar dos cargos de violación por los de intento de violación.

El exlíder de la banda de 'metal', que fue detenido en diciembre de 2012, reconoció haber tocado a un bebé de un año, haber animado a una fan del grupo a abusar de su propio hijo durante una conversación por 'webcam', y admitió asimismo estar en posesión y haber filmado pornografía infantil.

El arresto de Watkins se produjo pocos meses después de la publicación de Weapons, quinto y último disco de la banda formada en 1997, que en octubre de este año anunció su disolución.

De los 13 cargos de los que se le acusa, Watkins admite además de los dos intentos de violación, tres cargos por agresión sexual a menores; seis relacionados con la posesión y creación de imágenes sexuales de menores y uno por 'pornografía extrema'.

La acusación relató al tribunal que Watkins filmó y conservó las imágenes de los abusos que cometió en diversos hoteles de Londres y el sur de Gales. Junto al antiguo líder de Lostprophets, comparecieron ante el tribunal dos mujeres, cuyas identidades no han trascendido, que admitieron cargos de intento de violación de un menor y conspiración para violar a un menor.