Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

POR EL ARTISTA BOB WILSON

Lady Gaga, expuesta en el Louvre de París

El director de escena, escultor y actor estadounidense Bob Wilson tomó este miércoles oficialmente el Museo del Louvre para mostrar su manera de entender y vivir el arte y de trabajar con otros artistas que le inspiran, como Lady Gaga.

EFE | París  | Actualizado el 14/10/2015 a las 21:28 horas

Lady Gaga protagoniza el último ciclo de vídeo-retratos del artista Bob Wilson metamorfoseada en algunos de los célebres personajes expuestos en el museo, como La joven Caroline Riviere retratada en 1805 por Jean Auguste Dominque Ingres, o La cabeza de San Juan Bautista pintada hacia 1507 por Andrea Solari. Wilson eligió esa cabeza recién separada de su cuerpo para plasmar y superponer en una decena de pequeñas pantallas diferentes efectos y transparencias, entre ellos un suave parpadeo.

En el cuadro de grandes dimensiones que preside la sala de la Maquette, Lady Gaga, vestida con el mismo traje imperio que la joven Riviere, llora a veces y abre o cierra los ojos por completo, mientras un pájaro a lo lejos atraviesa el aparente cuadro de Ingres.

En otra sala del museo, la cantante adopta la pose del científico jacobino Marat, apuñalado en su bañera en 1793, tal y como lo pintó David en la copia que expone el Louvre, posiblemente realizada por Gioacchino SerangeliBob Wilson dijo haber elegido a la cantante para esta serie de retratos por ser alguien "muy visual, capaz de cambiar de naturaleza a una increíble rapidez", como la gran actriz que es, y también porque hace tiempo que ambos querían hacer juntos una "performance".

Al mismo tiempo, hasta febrero, el artista ocupa una segunda sala en el Louvre, donde quiso reflejar su entorno creativo, el lugar en el que vive, trabaja, conserva su colección de obras de arte y objetos diversos e invita a residir a jóvenes artistas cerca de Nueva York. De ahí que su presencia en el Louvre se llame Living Rooms.