Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

RUNNING, POP & ROCK

¿Qué marca logra Fito, Dani Martín o el bajista de los Red Hot?

El sexo, drogas y rock’n’roll no siempre es así. La frase suele utilizarse para indicar una forma de vida de excesos por parte de roqueros o cantantes pop. Pero a veces, están en mejor forma que tú y que yo juntos.

Pablo Arqued (correryfitness.com) | Madrid | Actualizado el 23/10/2015 a las 09:35 horas

Dani Martín, un gran amante del deporte

Dani Martín, un gran amante del deporte / Internet

Haberlos haylos. Aunque no muchos. Normal. Cuesta imaginar a una estrella del rock, que da un concierto de un par de horas, el cual concluye más allá de la medianoche y que alterna después con fans y con ‘groupies’, levantándose a correr al alba. Lo cierto es que sus horarios no les obligan a levantarse pronto y pueden entrenar a media mañana. Pero, eso: la cosa es que no hay muchos. Aquí, unos ejemplos:

DANI MARTÍN
Ya con su grupo, El Canto del Loco, publicó un disco y canción llamados Zapatillas. Todavía no le daba al running. Otro que en la actualidad corre para evadirse, aunque no deja de lado las carreras, a las que acude por toda España.

Correr entre 50 y 60 kilómetros semanales, su rutina. De cara a las giras, a él y a otros músicos, les viene de miedo. Es el complemento perfecto para soportar físicamente bien sobre los escenarios.

Fito Cabrales participa en la XIX Carrera Las Arenas de Bilbao

ADOLFO CABRALES 'FITO'
Atrás queda su época loca en Platero y Tú, o sus rehabilitaciones de después. Si antes estuvo enganchado a vicios mayores, drogas o alcohol, hoy lo está al running. Corre diez kilómetros todos los días en Gernika con un grupo de amigos. Durante ese tiempo habla de lo único, de correr y de zapatillas. Éste es ahora su enganche.

Juan Aguirre de Amaral es un amante de la bicicleta

JUAN AGUIRRE DE AMARAL
En el instituto le iban las pruebas de velocidad. Bueno, en realidad se le daban bien y por eso le invitaron a competir. Pero a él lo que le gustaba era correr fondo, y en ningún caso competir.

Corría hace años cuando vivía en Zaragoza y corrió después cuando fue a Madrid a buscarse la vida junto a Eva Amaral, entonces pareja y hoy su compañera de grupo y mejor amiga.

Correr le evade de la realidad, según manifestaba a El País en 2011. Eva confirmaba que tiene rutas establecidas en un montón de ciudades a las que va de gira. De las marcas, pasa. Él sólo quiere salir corriendo. Y disfrutar.

Flea en la media maratón de Buffalo Run

FLEA DE RED HOT CHILI PEPPERS
Hace un tiempo la revista Runners, la versión americana le hizo una entrevista en vídeo, en la que le preguntaban por sus sensaciones. En ella hablaba de sensaciones, de superarse a sí mismo. Y sin decirlo, también dejaba caer una salida de los infiernos, en los que estuvo en los comienzos junto a Anthony Kiedis, Chad Smith y Hillel Slovak, que en paz descanse.

Las drogas, claro… Hace años que salió de aquello, como el cantante de su grupo y el exguitarrista del mismo, John Frusciante. A pesar de que a Flea se le ve correr, de vez en cuando, con Five Fingers, no es un corredor minimalista. Se nota en que su técnica de carrera, la cual puede apreciarse en algún vídeo, es bastante mala.

Dexter Holland dejó de cantarle a su 'auto estima', se cortó las trenzas y...

DEXTER HOLLAND DE THE OFFSPRING
Ya no tenía el pelo con trencitas cuando terminó el maratón de Los Ángeles en más de cinco horas para recaudar fondos para una causa benéfica, The Innocence Project, la cual recauda fondos para poder hacer análisis de ADN a presos que, por su nivel económico, no pueden acceder a ese método para probar su inocencia.

Como graduado en biología molecular se metió de lleno en el proyecto. Entrenar, lo que se dice entrenar, no entrenó mucho. Bien por él.

Estaba más en forma cuando formaba parte del equipo de cross del instituto.

Alanis Morissette en la maratón de Nueva York de 2009

ALANIS MORISSETTE
Al menos, ha corrido dos maratones, el de Nueva York y el Bizz Johnson. Si bien no ha logrado bajar de cuatro horas, no deja de ser loable su empeño y actitud. Actrices y personalidades que hayan corrido la mítica distancia hay muchas, pero músicas maratonianas casi no. Quizás sea Alanis la más destacada.

Mikel Erentxun muestra la medalla de participante en la NYC Marathon

MIKEL ERENTXUN DE DUNCAN DHU
Antes de que el corazón le obligase a pasar por el quirófano para someterse a un cateterismo, en el cual ‘rozó la eternidad’ antes de tiempo, el cantante y compositor de Duncan Dhu corría maratones.

Ojo, y también después, pues al erradicarle la obstrucción coronaria asegura que corre “como Dios”. “Los hago en torno a las cuatro horas”, me comentó en una entrevista que le hice con motivo de un recopilatorio de sus grandes temas. Después supe que ha corrido en Nueva York, Berlín y San Sebastián, y que realmente llegó a bajar de las 4 horas.

JOE STRUMMER DE THE CLASH
Es el paradigma de los corredores roqueros. La leyenda cuenta que llegó a hacer 3 horas 20 minutos en un maratón, quizás en el de París, el cual corrió durante un paréntesis que hizo en The Clash.

Joe Strummer en la Maratón de Londres

También pone por ahí que corrió otro par. Pero como la historia dice que su vida fue de excesos, deberíamos poner en cuarentena esa marca, por mucho que admiremos todas esas canciones del disco London calling o de Sandinista!. Una cosa no tiene que ver con la otra.

En 1999 le entrevistaron en la revista estadounidense Steppin, y habló de su preparación a la hora de afrontar los 42 km y pico. “Beba 10 pintas de cerveza la noche antes de la carrera (...) y no dé ni un solo paso al menos cuatro semanas antes de la carrera (...) No intente hacer esto en casa. (...) A mí me funciona”.

Si realmente siguió estas recomendaciones, ya tendríamos la prueba de que no hizo 3 horas 20 minutos. Curiosamente descubrieron, tras su muerte a los 50 años, que tenía un problema congénito en el corazón… el cual no le impidió disfrutar de la carrera a pie. Y bien podía haber titulado aquella mítica canción con Should I stay or Should I run.