Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

DE LOS ABANICOS A LAS DROGAS

Tres años de cárcel para un fundador de Loco Mía por trafico de 'popper' y éxtasis

En el registro practicado en su vivienda de Barcelona en febrero de 2009 se incautaron 111 envases de 'popper', y 26 pastillas de MDMA de color rosa y con forma de corazón que el acusado guardaba en una caja fuerte, según recoge el fallo de la Sección Quinta de la Audiencia de Barcelona.

Europa Press | Barcelona | Actualizado el 22/10/2015 a las 16:29 horas

Xavier Font, miembro del grupo Loco Mía

Xavier Font, miembro del grupo Loco Mía / europafm.com

El fundador del grupo musical de los años ochenta Loco Mía, Javier Font, ha sido condenado a tres años de prisión acusado de un delito contra la salud pública, después de encontrársele en su domicilio 'popper' y éxtasis que almacenaba para su venta.

El 'popper' es una droga empleada sobre todo por hombres homosexuales para potenciar su deseo sexual, que puede producir convulsiones, euforia y vértigo, entre otros efectos secundarios, y "en algunos casos ha provocado la muerte por colapso circulatorio", recuerda la sentencia.

En las conversaciones telefónicas intervenidas, el acusado ofrece en venta 'popper' y éxtasis, y sus clientes le solicitan además cocaína lo que, a juicio del magistrado, demuestra que almacenaba estas sustancias para traficar con ellas.

En una de estas conversaciones, Font describe a uno de sus clientes la forma de corazón de las pastillas, le dice que el éxtasis que tiene "está muy bien", explicándole además que le queda Viagra y un poco de Keta.

Sin embargo, en el juicio celebrado el 14 de febrero en la Audiencia, el acusado declaró que el 'popper' que tenía en su domicilio eran para consumo propio y que lo venía solamente a amigos.

"Yo lo he usado para desinhibirme sexualmente. Tenía amigos que me lo pedían y se lo pasaba al precio de compra", declaró durante el juicio oral, donde también rechazó que las cantidades decomisadas de MDMA le pertenezcan, apuntando que se las guardaba a un amigo bailarín que vive en Miami y que ni siquiera sabía qué era porque él no consume drogas aunque sí 'popper'.