Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

CRÓNICA CRUÏLLA BARCELONA 2016

De Alabama Shakes a Vetusta Morla pasando por Crystal Fighters: la diversidad sigue triunfando en Cruiïlla Barcelona

Con estilos tan dispares que van desde el rock más clásico hasta la electrónica, pasando por el hip hop o el indie; cierra su séptima edición siendo uno de los festivales con mayor diversidad musical en el que todavía es posible ver conciertos completos sin masificaciones ni colas interminables.

Cristina Merino  | Madrid | Actualizado el 10/07/2016 a las 17:32 horas

Vetusta Morla

Vetusta Morla / Cruïlla Barcelona

Aunque los grandes nombres figuraban en la jornada del sábado, en la que se encontraban Robert Plant, ex líder de Led Zeppelin; o los estadounidenses Alabama Shakes; fue el viernes el día en el que Cruïlla Barcelona agotó las 22.000 entradas puestas a la venta siendo esta su edición más multitudinaria.

Y no fue para menos. Esta edición incluía artistas tan distintos que elegir un claro triunfador es una cuestión de gustos. Mientras Damien Rice se lanzaba al escenario únicamente acompañado de su guitarra creando una atmósfera tan íntima como si de un concierto en una pequeña sala se tratase; bandas como Crystal Fighters o Rudimental llevaron la fiesta tanto encima del escenario como debajo de él.

Aunque la gran apuesta de este año fueron los artistas nacionales, que acapararon gran parte del cartel.

Chambao protagonizó el momento más emotivo de todo el festival. En mitad de su concierto, La Mari paró el show e hizo subir al escenario a Marina y Aaron.

Ellos se conocieron en este festival 4 años atrás, en el concierto de Cypress Hill, y ahí empezó su historia de amor. Y como no podía ser de otra manera allí tenía que continuar.

Aaron llevaba semanas planificando la sorpresa, haciendo que todos los amigos de ambos estuvieran allí esa noche. Había hablado con la organización del festival para que le echaran un cable en un día tan especial y tras muchos nervios y varias noches sin dormir llegó el momento. La Mari le cedió el micro, y allí, con el escenario TimeOut a reventar, Aaron le pidió a Marina que se casara con él. Y Marina dijo sí.

Y después de tanta emoción llegaba Bunbury, de esos artistas que odias o amas, no hay punto medio. Pero lo que es innegable es que es un animal de carretera que sabe llenar el escenario.

Vetusta Morla y Love Of Lesbian fueron dos de los conciertos que más incondicionales arrastraron. Los madrileños ofrecieron, en mi opinión, uno de los mejores conciertos de esta edición de Cruïlla Barcelona, con un directo impecable y con esa intensidad que Pucho sabe transmitir a la perfección.

Por su parte, Santi Balmes y los suyos tienen esa gran capacidad de desatar la euforia y contener la emoción a partes iguales. Siendo también uno de los grandes conciertos de la noche del sábado.

Por supuesto también destacaron Robert Plant y Alabama Shakes, los grandes reclamos de la noche y del festival, que terminó su séptimo año con un fin de fiesta a cargo de Shantel & Bucovina Orkestar.

Y para los que aún tengan ganas de más, el domingo aún se podrá disfrutar de los conciertos de Elefantes y Calexico.