Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

God save Malcon McLaren, padrino del punk y ex manager de Sex Pistols fallecido a los 64 años

God save Malcon McLaren, padrino del punk y ex manager de Sex Pistols fallecido a los 64 años

europafm.com |  | Actualizado el 22/10/2015 a las 15:59 horas

Sex Pistols y Malcom McLaren firmando un contrato discográfico frente al Buckingham Palace en 1977

Sex Pistols y Malcom McLaren firmando un contrato discográfico frente al Buckingham Palace en 1977 / europafm

¿Qué habría sido de cuatro energúmenos, provocadores y vomitivos veinteañeros sin una cabeza pensante? Quizá nunca habrían salido de su local de ensayo. Por suerte o por desgracia, marcaron el ritmo de la historia de la música bajo el nombre de Sex Pistols. Tras ellos estaba Malcom McLaren, ex mánager del emblemático grupo británico de punk, que ha muerto en Nueva York a los 64 años, según confirmaba su portavoz, Les Molloy.

Al parecer, McLaren, que fue pareja de la diseñadora Vivienne Westwood, fue diagnosticado con un cáncer hace alrededor de un año. Además de llevar a la conocida banda, el empresario abrió en los años 60 su propia tienda de ropa con Westwood, "Let it rock", en Londres, y posteriormente se dedicó también a la canción.

Además de los Sex Pistols -con quienes acabó distanciado tras perder un juicio sobre derechos de autor-, McLaren se ocupó de otros grupos musicales como New York Dolls y Bow Wow Wow, antes de producir sus propios discos, entre ellos temas tan versionados como Double Dutch, del álbum Duck Rock de 1983.

Es evidente que Malcom McLaren fue el creador de un estilo, una estética y una manera de entender la música que ha influenciado en sus generaciones posteriores. ¿Qué pasa si comparamos al estrambótico Johnny Rotten con Lady Gaga? ¿O los vicios de Sid con los de Amy Winehouse?...

"Fuimos la primera generación en rebelarse contra la sociedad de consumo, porque no nos daba una sensación de verdad. Sentíamos que no podíamos confiar en esa sociedad y buscamos ideales y los ideales los encontramos en la calle, cuando tomábamos una piedra, o hacíamos un cocktail molotov", Malcom McLaren.