Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

PRIMAVERA SOUND 2015

Crónica del jueves: La maestría de Anthony & The Johnsons, los hits de Black Keys y la fiesta de Jungle

Tras un previo calentamiento el día anterior con los conciertos gratuitos del miércoles en el Parc del Fòrum entre los que destacaban OMD, Albert Hammond Jr. o Christina Rosenvinge; llegaba el turno de la segunda jornada del Primavera Sound.

Cristina Merino | Barcelona | Actualizado el 29/02/2016 a las 13:43 horas

Black Keys durante su actuación en el Primavera Sound

Black Keys durante su actuación en el Primavera Sound / Cristina Merino

The Replacements era uno de los platos fuertes de la noche. Los de Minneapolis con Paul Westerberg y Tommy Stinson al frente, salieron al escenario con la misma vitalidad que lo hacían en la década de los 80 aunque dejando a un lado la rebeldía punk y el exceso de alcohol para ofrecer un energético concierto con la misma esencia de antaño.

Iniciaron el show con Takin’ a ride y fueron repasando sus grandes éxitos entre los que se colaron Waitress in the sky, Color me impressed o I will dare. Y por si fuera poco, se marcaron versiones como I want to back de Jackson 5 o My girl lollipop de Cadillacs, cerrando así uno de los mejores conciertos de la noche.

Pasando a algo completamente opuesto a The Replacements o a cualquier otro artista del cartel, encontrábamos al magistral Antony & Johnsons.

Acompañado de la Orquesta Sinfónica de Barcelona, todos vestidos de blanco; un bailarín y unas proyecciones de lo más inquietantes de teatro japonés, Hegarty salía al escenario vestido con una túnica blanca.

A diferencia del resto de conciertos, el público se mantuvo contenido para no perderse ni un sólo detalle del espectáculo y disfrutando de temas tan intensos y tan cargados de sentimiento como You are my sister, Cripple and starfish o a I fell in love with a dead boy. Tampoco faltaron las versiones, en este caso llevó a su terreno Blind, de Hercules & Love Affair, consiguiendo una genial versión orquestada del tema.

Nada más finalizar el concierto de Antony & The Johnsons, en el escenario de enfrente empezaba el directo de una de las bandas más esperadas de esta edición: Black Keys.

Con algunos problemas de sonido y un principio un poco apagado, poco a poco el dúo de Ohio supo meterse al público en el bolsillo haciendo un repaso por los hits de su discografía.

Dan Auerbach y Patrick Carney interpretaron con una profesionalidad intachable temas como She’s long gone o Tighten Up, en los que predomina esa mezcla de blues-rock que los caracteriza; haciendo que encajaran a la perfección con los hits más bailables de sus últimos discos como Fever.

Your touch, la esperadísima Lonely boy que enloqueció a los asistentes y Little Black Submarines cerraban el setlist dejando al público muy animado para continuar la noche.

Para los que tenían más ganas de fiesta Jungle era una de las mejores opciones para continuar la noche. La banda de neo soul londinense no decepcionó convirtiendo el auditorio Ray-Ban en toda una fiesta.

Hits como Busy Earning, Platoon, The Heat o Time hizo que los asistentes olvidáramos el cansancio acumulado a golpe de funk y sintetizadores.

Y para los supervivientes de la noche aún quedaba más, el rock de las bandas que habían estado sonando durante toda la jornada dejaban poco a poco paso a la electrónica y Richie Hawtin era uno de los encargados de cerrar la noche. Con su sesión convocada a las 4.20 en el escenario ATP, los que sobrevivimos a toda la noche del jueves vimos amanecer a ritmo de la electrónica del DJ británico.



Ranking de artistas