Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Continuar
El audio comenzará despues de la publicidad

Oasis, The Killers y Franz Ferdinand protagonizan un FIB caótico

Las fuertes rachas de viento, un incendio tras el recinto del festival y la suspensión de parte del programa ha desesperado a los 'fibers'
Las fuertes rachas de viento, un incendio tras el recinto del festival y la suspensión de parte del programa ha desesperado a los 'fibers' | Foto: europafm

europafm.com  | Actualizado el 10/07/2011 a las 03:27 horas

La última jornada de conciertos del decimoquinto FIB Heineken, que según los cálculos de la organización ha sido presenciado desde el jueves por 200.000 personas en total, será recordada por el lleno absoluto logrado en el Escenario Verde por la banda de Las Vegas que lidera Brandon Flowers como vocalista y hombre-espectáculo. Spaceman fue uno de sus temas más coreados.

No obstante, el inicio del concierto, con Human, su canción más emblemática y descargada, ha reflejado la constante de la última noche del festival: carreras por todo el recinto de conciertos para llegar a tiempo al recital deseado. La razón estaba en el caos generado por el adelanto generalizado de prácticamente todos los conciertos de los cuatro escenarios.

Esta alteración de los horarios estuvo motivada, según la organización, por "necesidades" de The Killers y la reubicación en el FiberFIB de Los Planetas, cuyo concierto fue suspendido el pasado viernes por las fuertes rachas de viento que obligaron a cancelar prácticamente toda la actividad musical.

La modificación de los horarios, que en el caso de The Killers llegó a los tres cuartos de hora y en general ha variado entre los quince y los treinta minutos, no fue anunciada por ningún medio a los miles de "fibers", muchos de los cuales habían pagado siete euros por el programa de mano que incluía el horario completo del festival -tradicionalmente gratuito- y que en esta edición no ha sido facilitado ni a los medios de comunicación.

"Hola, Benicàssim, somos The Killers y esta noche somos vuestros". Así saludó al respetable Brandon Flowers, que con su peculiar maquillaje ocular y sus penachos en las hombreras de su chaqueta negra estuvo muy comunicativo y activo con los miles de "fibers" que no paraban de corear sus canciones y de bailar con su pop-rock efectista para las masa.

Ésas masas que ya llenan un festival que en sus inicios iba destinado a grupos "indies" y alternativos. Como Los Planetas. El grupo granadino actuó en el primer FIB para presentar su primer disco, Súper 8, siendo entonces unas jóvenes promesas del rock post-adolescente independiente; ocho actuaciones en quince ediciones han servido a la banda liderada por J para convertirse en el grupo fetiche del FIB, y hoy lo han reivindicado.

Los Planetas hicieron un buen concierto español en medio de tanta música anglosajona. Tocaron sólo diez temas en apenas 45 minutos aunque llenos de energía. Como la que transmitieron con el mejor rock americano y fronterizo de Giant Sand y Calexico o la vuelta a los 80 con The Psychedelic Furs.

El viernes, unas 45.000 personas -40.000 con abono de tres y cuatro días y unas 5.000 con entradas de día- llenaron el recinto de conciertos del FIB Heineken para ver a Oasis, Gang of Four, Glasvegas, Fangoria, La bien querida o Telépathe en una primera noche que quedará para la historia del festival como la más concurrida, pues superó en 25.000 "fibers" a la inaugural de 2008.

El sábado, el éxito de la banda escocesa Franz Ferdinand rubricó una impecable jornada de conciertos donde las condiciones meteorológicas fueron ya las normales -sin apenas viento y con un calor soportable- y en la que los escenarios Verde y Fiberfib mostraban sus armazones al haberse retirado casi todas las lonas tras la intensa noche del vendaval del viernes. 

El FIB Heineken 2009, que será ya siempre recordado por el vendaval que casi destroza el recinto de conciertos y la zona de acampada, ha tocado techo un año más. Sin apenas competencia veraniega y con una proyección mediática de ámbito mundial, sigue haciendo historia en la evolución musical del siglo XXI.