Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

El último chute de Michael Jackson le costó la vida al Rey del Pop

El último chute de Michael Jackson le costó la vida al Rey del Pop

europafm.com |  | Actualizado el 22/10/2015 a las 15:52 horas

Michael Jackson ya se mostraba débil

Michael Jackson ya se mostraba débil / europafm

Conrad Murray, doctor personal de Michael Jackson, le administró un potente anestésico para ayudar al artista a conciliar el sueño, lo que no sabía era que le ayudaría a conseguir el sueño eterno. Las autoridades creen que el fármaco fue letal y es el causante de tan fatídico desenlace.

El oficial de policía, que se mantiene en el anonimato porqué el sumario permanece abierto, afirma que Michael Jackson recibía propofol regularmente para dormir, una frecuencia poco habitual en este medicamento. El pasado 25 de junio, día en que Michael Jackson murió, Dr. Murray le administró la droga pasada la medianoche, asegura el oficial.

Mientras termina el análisis toxicológico, los investigadores trabajan bajo la teoría de que el propofol causó el paro cardíaco que llevó a Michael Jackson a la muerte, añadió el agente.

Murray, de 51 años, está colaborando con la investigación y no ha sido declarado sospechoso. Su abogado lo defiende añadiendo que "no prescribió ni administró nada que pudiera haber matado a Michael Jackson". Cuidaba de Jackson desde el pasado mes de mayo y le iba a acompañar en sus últimos conciertos de Londres. La versión que sostiene es que encontró a Jackson inconsciente en su habitación la mañana del fatídico jueves. Murray intentó reanimarlo pero no pudo hacer nada.

La policía registró el domicilio del artista tras su muerte y encontró propofol y otras substancias, vías intravenosas y tres bombonas de oxígeno en su habitación, aunque hayaron 15 más en un cuarto custodiado por un guarda. El propofol ralentiza la respiración, la frecuencia cardíaca y la presión sanguínea. Para reducir estos riesgos, el propofol sólo se puede administrar en hospitales y bajo contínua monitorización, y en caso de peligro poder mantener artificialmente el pulso o la ventilación.