Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

LAS CANGUROS DE UNA NIÑA... ¡POSEÍDA!

La broma a estas cuidadoras basada en 'El Conjuro 2' aterra a todo el mundo

Diferentes cuidadoras fueron citadas en una mansión para cuidar de una niña. Lo que no sabían es que la niña estaba poseída y que serían protagonistas de una de las bromas más terroríficas que hemos visto, basada en la película El Conjuro 2.

>> ¡Sus compañeros de trabajo le hacen la broma de 'El Renacido' y casi le da un infarto!

>> La broma más que pesada de un ataque zombie en el metro

>> La broma más gore al estilo 'Matanza de Texas' que has visto jamás

europafm.com | Barcelona | Actualizado el 13/06/2016 a las 19:32 horas

Si estás pensando en algún trabajito este verano para sacarte algo de pasta, ten cuidado dónde te metes. Estas tres canguros se pensaron que iba a ser sencillo cuidar de una niña, hasta que se despertó y se convirtió en una aterradora historia que nunca olvidarán.

El pasado fin de semana se estrenaba la película El Conjuro 2, y el programa brasileño Câmeras Escondidas de Silvio Santos tuvo la idea de reproducir una de las escenas más terroríficas de la película y convertirla en una broma. Para que la escena contara con el más mínimo detalle, invitaron al director de la secuela, James Wan, y su equipo de producción, que se encargan de imitar a la perfección los elementos que aparecen en la cinta: crucifijos, muebles que impiden el paso, una monja endemoniada, una niña poseída flotando en el aire... Tal es el realismo que las víctimas entran en shock y viven un auténtico infierno. ¡Incluso la última acaba por los suelos!

El vídeo cuenta en pocos días con más de 3 millones de visitas, y aunque la broma hace pasar un mal rato a las pobres cuidadoras, tiene más de 30.000 votos positivos de personas a las que les ha parecido gracioso ver su rostro aterrado.