Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

EN TWITTER

¿Es esto lo más desagradable que alguien puede hacer en un avión?

A veces la gente se toma demasiadas confianzas cuando tiene que permanecer en un espacio público durante un buen rato. Están los que se desabrochan el botón del pantalón o se quitan los zapatos, sin molestar a los demás, y después existen los que piensan que viven solos en el mundo. Eso mismo creyó la compañera de viaje de la twittera americana, Jessie Char.

@europa_fm | Barcelona | Actualizado el 21/07/2017 a las 13:34 horas

El inicio de una pesadilla en pleno vuelo

El inicio de una pesadilla en pleno vuelo / Twitter

Si pensábamos que ya habíamos visto lo peor en el vuelo de Ryanair de Manchester a Ibiza, donde una pareja que se acababa de conocer fue grabada mientras mantenía relaciones, ahora hemos descubierto que se puede incomodar a los demás pasajeros de otra forma igualmente repulsiva.

A ver, sabemos que presenciar cómo dos personas se están metiendo mano en pleno vuelo es muy desagradable, aunque también puede resultar asqueroso estar sentado al lado de alguien como el compañero de esta chica.

Jessie Char pensaba que tenía el mejor asiento, ya que la fila de tres asientos en la que se encontraba estaba solamente ocupada por ella. "Mis dos personas favoritas con las que sentarme en un avión", escribió en la primera publicación adjuntando una imagen de los dos asientos vacíos a su lado.

Sin embargo, la escena se trasladó lejos del paraíso cuando comprobó que uno de los pasajeros de la fila trasera se estaba tomando demasiadas comodidades. "No sabéis qué es lo que pasó después", continuó Jessie en Twitter.

Lo siguiente debió de dejar helados a muchos usuarios en la red. La joven colgó otra fotografía en la que se veían dos pies descalzos apoyados en los respaldos de la silla de su fila. "Estoy en el escenario de una pesadilla", comentaba en la descripción de la imagen.

Pero allí no terminó la cosa. La mujer -deducimos que por el esmalte de uñas visible en la fotografía- pensó que aún no estaba suficientemente cómoda y decidió abrir con el pie izquierdo la ventana. Así, como quien está en su casa.

Tanta ha sido la empatía de los usuarios hacia la twittera que la publicación con la imagen de los pies ha superado los 28.000 me gusta. Esta no es la mejor forma de empezar las vacaciones...

Últimas Noticias