Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

CÁMARA OCULTA

Evita que le roben el móvil con descargas eléctricas

Robo, hurto o aprovechar un descuido. Da igual como lo llamen, pero en los tiempos que corren, quedarte sin móvil es una faena. Para evitarlo, el último invento es una descarga eléctrica. Cuando alguien mete mano y usurpa lo que no debe... ¡chispazo! Lo mejor es ver su reacción grabada por una cámara...

Carlos Cano | Barcelona | Actualizado el 25/04/2016 a las 18:19 horas

Esta joven intenta robar el móvil y recibe una descarga eléctrica

Esta joven intenta robar el móvil y recibe una descarga eléctrica / Youtube

¿Cuántas veces te has agachado a coger una moneda que estaba pegada en el suelo y te has levantado intentando disimular? Seguramente quien lo hizo aún se está riendo a tu costa. Ese sentimiento es el que han sentido estos ladrones cuando intentaban robar un móvil.

Después de recuperar su móvil robado, el humorista estadounidense Tom Mabe invirtió tres días en vengarse de los amigos de lo ajeno. Porque visto lo visto, el hombre no es bueno por naturaleza; el hombre es pícaro, es un lazarillo que aprovecha cualquier descuido para alargar la mano y coger prestado. Pero todo tiene su remedio.

Tom incorporó a su teléfono móvil una carga extra de batería con un sensor táctil y un control remoto. Mientras el actor se hace el dormido en una parada o se deja el smartphone olvidado a propósito en un banco, su compañero graba la escena oculto en un coche cercano a la espera de que se aproxime algún ladrón dispuesto a robar su móvil, momento en el que acciona un botón del control remoto y... ¡toma descarga eléctrica!

Prepárate para ver las reacciones más hilarantes de estos ladronzuelos de poca monta: algunos salen corriendo despavoridos, otros lanzan el móvil por los aires, incluso intentan disimular un calambrazo del que todos se resienten.

Otro día se lo pensarán mejor...