Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

EL NIÑO CON SÍNDROME DE DOWN

Jason Lindeldoff, el niño que está salvando miles de animales con Síndrome de Down

Jason Lindeldoff es un niño con Síndrome de Down que ha querido salvar de ser sacrificados a animales con su misma alteración. En la granja de su padre, Roger Lindeldoff, en Utah, tienen caballos, vacas o gatos con Síndrome de Down y han creado una fundación que sirva como refugio a estos animales.

europafm.com | Barcelona | Actualizado el 19/02/2016 a las 18:48 horas

Animales con Síndrome de Down

Roger Lindeldoff es un granjero que trabaja un rancho ganadero en Utah, Estados Unidos. Su hijo, de 7 años y con Síndrome de Down, le acompaña en ocasiones porque es muy amante de los animales, le gusta jugar con ellos. Pero un día Roger detectó que el niño tenía fijación por una vaca en concreto. Ese animal padecía alguna rara enfermedad y sus compañeros le aconsejaron que debía sacrificarla. Pero Roger no podía sacrificar el animal favorito de su pequeño Jason, y decidió comprar la vaca a la explotación para tenerla como mascota en un pequeño cercado junto a su casa.

Al investigar acerca de aquella rara enfermedad que afectaba a su nueva mascota, los veterinarios descubrieron que era Síndrome de Down, la misma alteración congénita que su hijo. El granjero, sorprendido por conocer que esta condición también se daba en animales, trató de buscar información acerca de otros casos parecidos, pero se dio cuenta que no existía ninguna organización que se preocupara de estos animales. Así fue como nació la Fundación para Animales con Síndrome de Down (DAF en inglés), que busca dar refugio a estos animales y una vida digna.

Aunque no es común encontrarse con animales con Síndrome de Down, el hecho de detectar esta enfermedad ayuda a poder ofrecerles una vida mejor. Como es el caso de Monty. Este gato con Síndrome de Down tiene página propia en Facebook y sus fotos reciben miles de 'me gusta' cada semana. Fue adoptado en un refugio cuando tenía 3 años por sus dueños, Michael Bjorn y Mikala Klein, y ahora tiene casi 190.000 seguidores. A través de su página se pretende difundir el mensaje de que "la apariencia no importa".