Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

ACOSO SEXUAL EN PLENO VUELO

Una mujer de 27 años, condenada por besar, lamer y acosar sexualmente a otra chica en un avión

Heidi McKinney ha sido condenada a 8 meses de arresto domiciliario y a tres años de libertad condicional por acosar sexualmente a otra mujer en pleno vuelo. Ante la negativa de la otra pasajera a sus insinuaciones, McKinney le tocó el pecho, los genitales y le besó las orejas hasta que la tripulación la separó de su víctima.

@europa_fm | Barcelona | Actualizado el 12/07/2017 a las 16:12 horas

Keidi McKinney, condenada por acosar sexualmente a otra pasajera en un avión

Keidi McKinney, condenada por acosar sexualmente a otra pasajera en un avión / Facebook

Heidi McKinney, una mujer de 27 años, ha sido condenada por acosar sexualmente a otra chica en pleno vuelo. Los hechos, que sucedieron el 8 de mayo de 2016, tuvieron lugar en un vuelo de Las Vegas (Nevada) a Portland (Oregon), donde McKinney fue detenida al aterrizar.

Heidi se sentó en su butaca y le ofreció bebida que había subido al avión a escondidas a la pasajera que tenía al lado, una joven de 19 años. Tras la negativa a beber y el rechazo a sus insinuaciones sexuales, la agresora puso sus manos sobre los pechos y los genitales de la víctima en al menos tres ocasiones. Tras lamerle y besarle las orejas, McKinney intentó subirse sobre la chica que fue cuando le pidió a la tripulación del avión para que le cambiasen de sitio.

El pasado mes de marzo, McKinney se declaró culpable de asalto con intención de cometer un delito grave. El fiscal recoge en su informe que la acusada "había tocado el cuerpo de la víctima y afirmado una serie de comentarios indecentes y profanos hacia la joven. La intención era humillar y acosar a la víctima".

En su defensa, la abogada de la agresora explicó que Heidi lleva tiempo luchando contra su adicción al alcohol, lo que hizo que se redujera su condena y los cargos inicialmente impuestos. También alegó que la acusada había sufrido acoso sexual en el pasado.

Finalmente la condena para McKinney son 8 meses de arresto domiciliario y tres años de libertad condicional.

Últimas Noticias