Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

ESTUDIO CIENTÍFICO

Las cicatrices en la cara hacen a los hombres más sexys… Pero menos de fiar

Científicos de las Universidades de Liverpool y Stirling concluyen que las cicatrices en la cara aumentan el atractivo sexual de los hombres. Sin embargo, hay otros aspectos relacionados con este estudio que también llaman la atención, ya que si bien son más atractivos, también se perciben como menos apropiados para relaciones estables a largo plazo, ¿por qué? ¿Nos gustan los “chicos malos”, pero solo para un rato? Esto es lo que dice el estudio:

europafm.com | Barcelona | Actualizado el 11/01/2017 a las 09:33 horas

Jason Momoa y su característica cicatriz

Jason Momoa y su característica cicatriz / seestrena.com

Durante el estudio publicado en la revista Personality and Individual Differences, fueron entrevistados acerca del atractivo de ocho desconocidos del sexo opuesto, un total de 115 mujeres y 76 hombres. La mitad de ellos vieron fotografías originales de esos sujetos, mientras que la otra mitad las vio con cicatrices en diferentes partes del rostro, manipuladas digitalmente.

De esta forma, observaron que mientras que en el caso de las mujeres esas cicatrices no aumentaban su atractivo, en el caso de los hombres se veía incrementado hasta en un 5,7%. Y es que, a pesar de que en la cultura occidental las cicatrices faciales no forman parte del canon de belleza “habitual”, hay algo en esas marcas que parecen denotar una experiencia o unas vivencias que nos resultan irresistibles. Eso sí, solo para un ratito…

Y es que otra de las conclusiones extraídas del estudio es que las mujeres, si bien es cierto que ven a esos “malotes” más atractivos, no se plantean con ellos una relación estable, sino más bien a corto plazo. Tal vez tenga que ver que en otra parte del estudio, al preguntarles si eran capaces de adivinar las causas que provocaron dichas marcas faciales, en el caso de los hombres, la mayoría eran atribuidas a sucesos violentos, como peleas, mientras que en el caso de las mujeres, se asociaba más a enfermedades o accidentes.

“Cuando las cicatrices se ven como el resultado de un encuentro violento, esto es visto como un signo de fortaleza o valentía en el hombre. En el caso de los accidentes, esto evidenciaría que su personalidad busca asumir riesgos. De cualquier manera, es una forma de evaluar la masculinidad del hombre”, comenta Robert Burriss, uno de los psicólogos que dirigió el estudio.