Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

RELATO DE JOSÉ FLORES

Asesino de comida rápida

En este relato nuestro violinista favorito acaba con la vida de dos miembros del equipo de Ponte a prueba. ¡No lo pienses más y manda tu relato a ponte@europafm.es!

José Flores | Europafm.com | Actualizado el 22/10/2015 a las 17:30 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

Era de noche, Josep y Puchi se dirigían a casa. Tras varios minutos de viaje, a mitad de camino, vieron un pequeño establecimiento de comida rápida y decidieron parar para comer algo.

Cuando entraron al pequeño establecimiento descubrieron que estaba desierto y que en ese extraño lugar no había nadie. Al ver lo deshabitado que estaba decidieron irse.

Justo en el momento en el que iban a cruzar el umbral de la puerta un misterioso hombre apareció.

-¿Qué les gustaría tomar?- preguntó.

Puchi y Josep se quedaron asombrados ante la aparición y lentamente se acercaron al mostrador. Josep pidió una hamburguesa y Puchi sólo un botellín de agua. El siniestro señor tomó la orden y se fue a la cocina.

Puchi se sentía un poco asustada y decidió distraerse leyendo el periódico. Se quedó congelada al leer lo que ponía en uno de los encabezados. Josep, la conocía perfectamente, al ver la expresión de su cara le preguntó:

-Puchi guapa ¿qué te pasa? Te noto rara…

Puchi le mostró la noticia “Matan a 23 personas y a tres niños en un pequeño establecimiento de comida rápida".

-¡Pirémonos de aquí ya!- gritó Josep asustado.

Echaron a correr hacia la puerta de entrada, cuando intentaron abrirla se dieron cuenta que estaba bloqueada con unas cadenas de hierro. Repentinamente a sus espaldas apareció el extraño señor con un cuchillo de carnicero en la mano y una sonrisa de oreja a oreja.

-Me llamo Richard- afirmó con voz de psicópata.

-¿Qué piensas hacer con nosotros?- preguntó Puchi muerta de miedo.

-Será una sorpresa- sentenció apagando las luces.

Lo único que podía distinguirse en la oscuridad eran los gritos desgarradores de Puchi, Josep no sabía qué hacer, miles de pensamientos inundaban su cabeza pero no conseguía encontrar una solución.

Se dejaron de escuchar los gritos de Puchi y todo se quedó en absoluto silencio. Las luces volvieron a encenderse y lo único que pudo ver fue el suelo manchado de sangre.

No veía a Richard por ninguna parte, Josep aterrorizado decidió tirar la puerta a patadas, finalmente logró tirarla y llegar hasta su coche.

Iba en el coche superando todos los límites de velocidad, sólo quería escapar. Cuando empezó a alejarse se dio cuenta de que algo se movía en la parte trasera. Josep detuvo el coche. Se giró y apareció Richard colocándole un cuchillo ensangrentado en el cuello y gritando con una risa enferma:

-La comida rápida mata primero.