Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

RELATO DE ESMERALDA GUTIÉRREZ

Cada segundo que te da la vida

Esmeralda traslada sobrecogedora historia de su vida al equipo de Ponte a prueba. ¿Tienes un relato? Envíalo a ponte@europafm.es

Esmeralda Gutiérrez | Europafm.com | Actualizado el 22/10/2015 a las 17:35 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

No comprendía o no quería comprender, en mi cabeza sólo escuchaba ¿Por qué? Si aún me faltaban miles de cosas por vivir...

Salí de esa habitación fría y al llegar al coche rompí a llorar. Suena el teléfono, tardé unos segundos en contestar…

-¿Si?

-Josep, soy Sara, era para preguntar qué tal te habían salido las pruebas…

-¡Bien, todo fenomenal! Voy a colgar que tengo que conducir.

No entendía mi reacción, por qué le había mentido por qué no podía decirle que mi vida se me escapaba sin poder hacer nada para evitarlo.

Poco a poco fui asimilándolo e intentando hacer mi vida normal como cada día. Los días y las semanas fueron pasando y yo les observaba sentadas en la emisora, viéndoles reír, cómo se indignaban con alguna llamada de nuestros oyentes y se me ocurrió dejar mi huella de despedida.

Meses después, había llegado ese día, Josep ya se había ido… Las chicas no encontraban respuesta para tan triste noticia, para ese duro golpe.

Días después colocando cosas en la emisora descubrieron un sobre que era para ellas:


"Siento no haber dicho nada antes,  puede que sea de cobarde pero si algo bueno me dio esta enfermedad fue valorar los momentos, cada mañana al despertar sólo podía pensar en cómo la gente se queja de su vida por tonterías y en ese momento miré al cielo y me puse hablar con dios ¿Cómo es que no encuentran cura para esta terrible condición? Aún sigo con la esperanza de que eso pase porque se me parte el alma al ver como ángeles, que apenas crecen, luchan por sus vidas contra el cáncer, dándole gracias a dios por dejarles despertar otro día más y sin embargo cuando estamos sanos nos quejamos por el simple hecho de que alguien no nos quiera o porque nos falle un amigo. Sólo os dejo esta carta para pedíos que disfrutéis de los pequeños detalles, de cada sonrisa, de cada te quiero, de cada despertar…"