Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

RELATO DE SONIA AGUILAR

Crónicas marcianas

El equipo de Ponte a prueba se encuentra con unos marcianos asesinos... Anímate y envía tu relato a ponte@europafm.es

Sonia Aguilar | Europafm.com | Actualizado el 22/10/2015 a las 17:47 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

Todo indicaba que iba a ser un día normal, hasta que nos dimos cuenta de que Josep no aparecía como todos los días para hacer el programa. ¡Había desaparecido!

- Josep no aparece, ni siquiera coge el teléfono- dijo Sara con un tono nervioso.

- Tranquila cielo debe ser una broma- respondí.

- ¡No creo Laura, esto es serio joder!- sentenció Sara.

- Yo estoy con Sara, esto es muy raro... -dijo Puchi.

Todo era muy raro, Josep no daba señales de vida, había desaparecido sin más. Iban pasando las horas, los minutos, y Josep seguía sin aparecer.

-¡Tengo una idea! -dijo Puchi entusiasmada - Intentaré rastrear con el GPS, si nos da las coordenadas exactas podremos hacer algo.

Pasados unos minutos por fin Puchi lo consiguió.

- ¡Sara, Laura, lo tengo! Pero no sera fácil. Poneos estos trajes de neopreno y seguirme.

-¿Trajes de neopreno? -preguntaron con asombro a la vez.

- ¡Sí!- asintió Puchi - Chicas, no se muy bien qué cojones está pasando pero el GPS me marca las coordenadas en el mar.

Nos pusimos los trajes y seguimos a Puchi hasta el puerto, donde en una lancha llegamos hasta el lugar. A unas cuantas millas de la tierra había un solo barco, donde tal vez estaría Josep.

Bajamos de la lancha y entramos al barco. Entramos con mucha precaución, pero enseguida vimos que estaba vacío.

Solamente había un camarote en el que parecía que había movimiento.

- ¡Vamos a entrar!- aclamé.

- ¡Por fin estáis aquí luchadoras!- gritó Josep -Me han tenido aquí encerrado durante horas, no sé con quién ni cómo he llegado a este sitio.

-¡Vamos, salgamos de este lugar!- rogó Sara.

Puchi nos guió hasta la salida, pero de repente aparecieron unas extrañas criaturas.

-¿Qué cojones es esa cosa?-grité escandalizada.

-Yo qué sé Laura, yo tampoco sé qué está pasando- aclaró Puchi.

-Dejaos de tonterías y salgamos de aquí o moriremos- dijo Sara muy asustada.

-Somos de Marte y tenemos mucha hambre- dijeron las criaturas con una voz metálica.

-Chicas nos van a comer, ¡hay que huir!- intervino Josep.

-¡Joder Josep, demasiado tarde! ¡Se están comiendo a Puchi!- grité llorando.

Ya era demasiado tarde, Puchi había sido devorada por esas criaturas. Corrimos lo mas rápido que pudimos pero con tan mala suerte que quedamos atrapados en un rincón de aquel siniestro barco.

-No tenéis escapatoria os vamos a comer a todos - amenazaron los marcianos.

El siguiente en ser devorado era Josep, pero durante el forcejeo con la extraña criatura y cayeron al mar.

-Sara sólo quedamos tú y yo, tenemos que protegernos- le propuse.

-¡No escaparéis de aquí, os vamos a comer a todos!

Poco a poco íbamos perdiendo cada vez mas el sentido, nos estaban devorando, era nuestro fin.