Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

RELATO DE PEDRO DEL CORRAL

En el fondo del mar

Una "tranquila" playa es el escenario de este relato. ¿Tienes una historia? Envía el tuyo a ponte@europafm.es

Pedro del Corral | Europafm.com | Actualizado el 22/10/2015 a las 17:40 horas

Laura Manzanedo y Josep Lobató en el fondo del mar

Laura Manzanedo y Josep Lobató en el fondo del mar / Pedro del Corral

Aún recuerdo esa cálida tarde de verano en la que estaba con mis amigos tomando el sol en aquella tranquila playa, las gaviotas se acercaban a las galletas que Sara les lanzaba. Le pregunté si le apetecía bañarse conmigo pero me contestó:

-No Puchi, tengo mucho frío y esta playa me da muy mala espina.

Josep y Laura decidieron ir a bañarse, todavía siento la arena cálida rozando mis codos mientras leía aquella revista. Sara estaba hablando con David por teléfono, estaba siendo un día maravilloso.

-Laura vamos a subirnos a un hidropedal- le sugirió Josep.

Laura asintió y se acercaron al hombre que los alquilaba.

-¿Cuánto tiempo queréis?- preguntó con acento francés el señor.

A Laura ese hombre le sonaba de algo.

-Josep ese hombre tiene una voz muy familiar- dijo Laura mientras empezaban su aventura marítima.

Laura estaba feliz, llevaba mucho tiempo sin disfrutar tanto. Estaba relajada mirando el horizonte cuando de pronto aquel hombre empezó a perseguirles en una lancha con su violín.

Laura le gritó a Josep que remara con todas sus energías, pero ya era tarde.

El misterioso hombre del violín golpeó a Josep y lo lanzó al mar, Laura pudo ver como su amigo se ahogaba. Con lágrimas en los ojos Laura le lanzó un beso a Josep mientras su cuerpo se alejaba de la superficie derramando ríos de sangre.

-¿Estás lista para morir?- le preguntó el hombre.

- Podría morir si sigo viendo esa mierda de cara.- sentenció Laura.

En ese momento cogió su navaja.

Fue la última vez que Laura pronunció su nombre "Richard"

No quise explicar más ante la prensa, todavía me hacía daño no poder haber salvado la vida de mis compañeros. Todos los veranos Sara y yo vamos al lugar donde murieron y tiramos flores, la última vez noté un escalofrío  orque me pareció ver sus fotos hundidas en el fondo del mar .