Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

RELATO DE BELÉN GÓMEZ

Haz el amor y no la guerra

En el relato erótico de Belén Gómez se calienta el equipo de Ponte a prueba. ¡Haznos protagonistas de tu relato y envíalo a ponte@europafm.es!

Belén Gómez | Europafm.com | Actualizado el 16/09/2017 a las 21:04 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

Sara y Laura habían tenido una de sus tantas “broncas” en el programa. Estaban en el descanso, iban hacia el baño.

- ¡Es que no entiendo porque dijiste eso!- gritaba Sara.
- ¡Pues porque tenemos ideologías diferentes, Sara!- dijo Laura.
- ¡Pero eso que has dicho no es normal!
- ¡Sara, coño te estoy diciendo que no pensamos igual!

En ese momento, Sara, le da un beso en los labios a Laura. Esta se aparta bruscamente e intenta irse, pero Sara le coge de la muñeca y se la lleva al servicio, cierra el pestillo del baño y le da otro suave beso. Laura no se lo puede creer “Con lo monjita que parecía” pensaba.

Se van desnudando mientras se besan, entonces Laura le da un empujón a Sara para que se siente en el váter. Le baja las bragas, le abre las piernas y le empieza a besar las ingles, sube un poco más hasta su parte íntima y la besa y lame.
- Lau… ¡Laura!
- ¡Shh! Calla y disfruta- dice ella apartando la boca de su compañera para ponerse encima de ella.

Empiezan a frotarse los clítoris mientras se besan para callar los gemidos la una a la otra. Entonces Sara coge el pezón de Laura, sabe que a ella le pone mucho y se lo lleva a la boca. Cada vez se frota más, y más rápido llegando al orgasmo las dos juntas.

Mientras en el estudio:
Josep estaba hablando por teléfono, cuando de repente, Puchi, se mete debajo  de la mesa, le baja los pantalones y los bóxers, Josep se puso tenso en ese momento, entonces Puchi cogió la polla a su compañero y empezó a lamer.
- Mmm… Mamá… te tengo que dejar- dijo él colgando y disfrutando de lo que le hacía su compañera.
Cada vez, Puchi devoraba más rápido y con más fuerza, sabía que Josep se correría pronto, y así pasó, él se rindió ante ella explotando en su boca.