Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

RELATO DE ALEX FLORES

Las Islas Encantadas

Imagínate que llegas a una isla paradisíaca y te encuentras a todo el equipo de Ponte A Prueba... Anímate y manda tu relato a ponte@europafm.es

Alex Flores | Europafm.com | Actualizado el 16/09/2017 a las 21:04 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

12 horas por delante, el cinturón aprieta un poco, pero bueno, es lo de menos. Empieza el movimiento típico, el aferrarte al asiento, el ruido y las lágrimas de partir. El avión inicia el despegue dejando atrás muchos recuerdos, amigos y amigas, tantas vivencias que se dejan en la partida. Jode tener que partir de un país tan precioso como España, pero esta puñetera crisis me obliga. En mi caso el sistema ha podido conmigo... de momento.

Meses más tarde, descansando en unas islas maravillosas, que no por nada se les conoce como "las islas encantadas" decidí al caer la noche salir a tomar unas copas; había ido allí a pasar unos días yo solo, para desconectar y para meditar en medio de un paraíso natural.

Pero esa noche quería salir un poco por las islas, cenar, visitar uno de aquellos garitos típicos de la zona bebiendo uno de esos cócteles afrodisíacos propios de la zona del Pacífico y más tarde quién sabe, a lo mejor conocer a una chica guapa con la que incluso ver el amanecer juntos.

Y así fue, la noche muy divertida, un par de cervezas y cócteles pero no había ninguna fémina que atrajese mi atención; así que decidí marcharme a mi bungalow. Cuando iba caminado por las calles del pueblo escuché a alguien gritar "¡Hasta mañana, mañana!"

No podía ser, aquella forma de despedirse tantas veces escuchada en España, de mi programa favorito y de la mujer que más me ponía del programa, tanto por lo guapísima que es como por forma de pensar ¿Aquí? ¿En pleno océano Pacífico? ¿A casi 9.000 Km de distancia? ¿Será mi imaginación? ¿Insolación quizás? Así que decidí salir de dudas, pero cómo encontrarla si sólo la había visto en la portada de Facebook, seguro no la reconocería...

Lo  único que se me ocurrió fue ir gritando por las calles "Hasta mañana, mañanaaaa", si Laura estaba en las islas seguro contestaría... pero nada, llevaba un hora así, a punto de desistir y ya muy desanimado escuché a lo lejos  "¡Ehhh! luchador ¿dónde estáááááás?" y siguiendo su voz logré dar con el hotel donde estaba alojada. Y siiiiiiii... era ella, Laura Manzanedo en persona!!!! pero mejor aún, estaban allí Josep, Sara y Puchi!!! El equipo había decidido darse un regalo de Navidad e irse a las "islas encantadas" del Pacífico, pasamos toda la noche juntos, charlando, riendo y... sí, hubo folleteo, pero como buen caballero tengo mala memoria y esa parte no la recuerdo bien en público.