Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

RELATO DE RAÚL MORALES

El nuevo locutor

En este relato Raúl se convierte en el nuevo locutor de Ponte a prueba y acaba ligando con una de las chicas... Envía tu relato a ponte@europafm.es

Raúl Morales | Europafm.com | Actualizado el 22/10/2015 a las 17:36 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

Me acomodo en mi silla e intento relajar los músculos del cuerpo mientras Josep ajusta el micrófono a mi altura.

-Tranquilo, el primer día es normal estar nervioso, pero te soltarás sin darte cuenta. -Me dice con una sonrisa, y se coloca en su asiento para dar comienzo al programa.

Sara y Laura se colocan los auriculares y se acomodan en sus sillas.

- ¡Buenas noches, esto es Ponte a prueba! Hoy se ha incorporado al programa un nuevo compañero que estará con nosotros durante esta temporada.

- ¡Buenas noches! -Saludo con un nudo en la garganta.

Estoy nervioso, una gota de sudor se resbala por mi frente lentamente. Al otro lado de la mesa, las chicas me dedican miradas perversas y seductoras. No sé cómo reaccionar ante ellas, así que me limito a sonreír y hacer mi trabajo lo mejor posible.

El programa va bien. Durante la primera hora estoy un poco nervioso pero se me va pasando poco a poco... Hasta que noto como un pie se posa sobre mi entrepierna por debajo de la mesa. Me sobresalto y miro a Sara y a Laura. ¿Quién de las dos habrá sido?

Las miro con curiosidad mientras noto la erección aumentar poco a poco bajo mi bragueta, seguida de una sonrisa en el rostro de Sara. Es ella, estoy seguro. Al terminar el programa, recojo mis cosas. Josep, Puchi y Laura se marchan, y me quedo a solas con Sara.

- ¿Por qué has hecho eso?-Le pregunto.

Ella se acerca a mí, sujeta mi corbata y acerca su rostro al mío de tal forma que puedo notar su aliento en mi boca.

- Me gustas desde que entraste por esa puerta... Entonces me besa.

Al principio lo hace con suavidad, pero después introduce su lengua en mi boca y mi pene se pone tan erecto que roza su vientre. Ella lo agarra, lo masajea con destreza y pone la mano sobre la hebilla del cinturón para quitármelo. Pero entonces, la puerta del estudio se abre y veo a Puchi asomarse.

- ¿Salís ya? Tengo que cerrar. -Pregunta.

Sara asiente, coge su chaqueta y se dirige a la salida, no sin antes darse la vuelta, guiñarme un ojo y decir con una voz extremadamente sexual:

-Hasta mañana.