Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

RELATO DE FRANCISCO JAVIER

El OVNI del placer

¿Puede un extraterrestre tener poderes afrodisiacos? Envía tu relato a ponte@europafm.es

Francisco Javier | Europafm.com | Actualizado el 16/09/2017 a las 21:04 horas

Laura Manzanedo y Josep Lobató

Laura Manzanedo y Josep Lobató / Europa FM

Era un sábado por la noche, Laura estaba en casa aburrida viendo la tele, muy poco normal en ella; cuando de repente, tuvo una idea. Cogió el móvil, y empezó a buscar a Josep y a Sara por el WhatsApp:

-Chicos, ¿qué os parece si hacemos un camping esta noche? -escribió.

Los chicos aceptaron, puesto que tampoco sabían que hacer ese día.

-Hola chicas-dijo Josep.

-Buenas noches- contestó Laura.

-¿Os importa que haya venido con mi marido? Hoy tenía el día libre- añadió Sara.

Los chicos empezaron a montar las tiendas de campaña y más tarde comenzaron a cenar.

La cena que habían preparado estaba deliciosa, así que la mejor forma de digerirla era relajándose bajo el cielo nocturno. Pero Sara y su marido, se fueron antes a la cama, y no a dormir exactamente...

Mientras tanto, minutos después, Laura y Josep se fijaron en que una luz se dirigía hacia ellos y que cada vez se acercaba más.

Lo que pasó a continuación les dejó con la boca abierta: era un OVNI. De la nave nodriza, bajó una silueta, que se acercó a ellos.

Era una mujer, y empezó a conversar con Laura y Josep.

-Permitidme que me presente. Me llamo Puchi, y vengo del planeta WARRILL@S.

Entonces, una sensación invadió los cuerpos de Laura y Josep. Eran los poderes de Puchi, tenían poderes afrodisiacos que provocaban tener sexo... Mucho sexo. Y era una sensación muy "cálida".

Como si se conocieran de toda la vida, empezaron a tocarse los tres a la vez... Por toooodas partes.

Sí, sí, quiero más - empezó a gritar Laura.

Acto seguido, Josep y empezó a chuparle de arriba a abajo; y en todo tipo de posturas y formas, dándose mucho placer.

Pero los poderes de Puchi llegaron a más, y atrajeron a Sara y a su marido hasta la tienda donde estaban ellos. Era una auténtica orgía.

Al día siguiente, todos estaban en la misma tienda, desnudos, y todo hecho un desastre.

Puchi seguía allí, su nave no estaba así que decidió quedarse. Y desde entonces, el grupito de cuatro amigos se hicieron “íntimos”.