Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

RELATO DE ALDARA SÁNCHEZ

La pasión de los Luchadores

En este relato erótico los oyentes comparten protagonismo con los miembros del equipo de Ponte a prueba. Anímate y envía tu relato a ponte@europafm.es

Relato de Aldara Sánchez | Ponte a prueba | Actualizado el 22/10/2015 a las 17:51 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

Ya era de noche, Puchi, Sara Gil y Laura Manzanedo, decidieron que ya era hora de volver para casa,salieron a la calle y todo estaba oscuro, caminaban las tres ayudándose de la poca luz que ofrecían las farolas.

De repente, empezaron a escuchar unos pasos, pudiendo apreciar tres figuras que se acercaban a ellas cada vez más pero la escasa luz no les dejaba apreciar su cara.

Las tres chicas asustadas decidieron pararse al lado de la farola para poder ver mejor, se agarraron de las manos mientras las tres figuras se acercaban más y más.

En el último instante, cuando sus corazones parecían que iban a explotar dijeron las tres a la vez:

-¡ES EL PATRIARCA! encabezando el grupo y acompañado de Josep Lobató y el Dueño del Cortijo.

Laura Manzanedo le echó una mirada a Josep y le dijo cantando:

-¡Josep Lobató! ¡Quiero tu pollón!

Puchi, cachonda perdida se acercó al Dueño del cortijo le dió un beso y se bajó directamente al pilón y por último, tras un instante mirándose fijamente, Suso "El patriarca" se acercó a Sara y le dijo:

- ¿Quieres brazo de gitano jamba?

Sara no pudo resistirse y se fue con Suso al camión de la basura, se  fueron quitando la ropa y  "El patriarca" no lo dudó, bajó al pilon y poco  a poco se fue acercando al culo, y empezó a estimularle el ano...

Tres minutos más tarde Suso le metió su brazo de gitano. Sara no se podía creer lo q estaba pasando... ¡Le gustaba el sexo anal!

De pronto se despiertó con el "FELIZ SEXO ANAL" de Laura Manzanedo.

-¡Oh no! Me he dormido en medio de una llamada, ¿será un efecto del abono?- pensó Sara.