Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

RELATO DE KIKO MARTÍN

El rescate de los tres cerditos

En este relato Josep Lobató, Sara Gil, Laura Manzanedo y Puchi disfrutan de un día de playa hasta que se encuentran a "los tres cerditos". ¿Tienes un relato? Mándalo a ponte@europafm.es

Kiko Martín | Europafm.com | Actualizado el 16/09/2017 a las 21:04 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

Era un domingo y estaban en la playa de Salou los cuatro "maquinones"  de Ponte a Prueba.

-Podríamos alquilar unas lanchas o algún patinete de estos de playa. - sugirió Puchi.

-Sí, ¡molaría mazo!- exclamó Sara Gil.

-Joder qué putada; no hemos traído dinero que no nos hacía falta para pasar un día guay en la playa.- lamentó Josep Lobató.

En ese momento a la ingeniosa Laura Manzanedo se le ocurrió la idea de coger una tabla que estaba al lado de sus toallas y con unos corchos reciclados consiguieron fabricar una barquita perfecta para pasar un buen rato. De hecho, toda la playa alucinó con la brillante obra.

-Venga chicas- dijo Josep - vamos al lío…

Se metieron en el mar y de repente se encontraron un yate de lujo navegando por el mar.

-Me lo imaginaba- dijo Sara- son los tres cerditos, pero no veas qué cara de amargados que llevan…¡Eso es que no mojan! Ya te lo digo yo…

Los cuatro empezaron a reírse y los tres cerditos comenzaron a cachondearse de la barca que habían hecho con tanta ilusión los chicos del Ponte.

A Josep y a sus tres mujeres les daba exactamente igual porque se lo estaban pasando de maravilla dándose chapuzones ignorando las burlas de los tres cerditos.En ese momento ocurrió algo paranormal y el yate empezó a arder

-¡¡Hostia qué putada!! - gritó Josep- hay que hacer algo; Vamos a echarles un cable, va…

Justo en ese momento pasó un mejicano, que se veía con talento, y les dijo:

-Tranquilos compis, no se preocupen, que los tres cerditos no se ahogan, recuerden que la mierda siempre flota...