Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

RELATO DE MÓNICA IGLESIAS

La rubia de Ponte a prueba

En este relato los líos amorosos afectan al equipo de Ponte a prueba. ¿Tienes un relato? Envíalo a ponte@europafm.es

Mónica Iglesias | Europafm.com | Actualizado el 16/09/2017 a las 21:04 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

Las lágrimas se le escapaban de la cara y llevaba el pelo alborotado por el viento y la velocidad del descapotable. No daba crédito a lo que había visto.

Laura estaba deshecha por la traición de su amiga y su amor, no podía sacudir  la imagen de su cabeza.

Recuerda salir de la emisora corriendo, tropezando con alguien. Pidió perdón sin mirar atrás. Después de recorrer muchos kilómetros  y escapar de la realidad, Laura, algo más serena, aparcó su cochazo que había comprado gracias a que la directiva de la emisora le había hecho un contratro  buenísimo con considerable aumento de salario.

Respiró profundamente, observó el paisaje y se percató de que había un coche con el maletero abierto. Decidida  se puso en marcha, no le costó mucho ya que nunca había visto unas piernas tan largas. Laura  aparte de alta y muy guapa tenía un cuerpazo espectacular.

Se acercó y vio a un adonis, su sonrisa le iluminó la cara, se presentó y él muy educado le recordó quién era. Ese chico era el mismo con el que había tropezado en el ascensor, además de ser su futuro compañero del Ponte a prueba. Josep se dio cuenta de la tristeza de Laura  y bromeando le indicó que su viejo coche estaba K.O. Ella sin pensárselo le invitó a seguirle.

De camino aquel recuerdo amargo, aquella imagen horrible de Puchi y  Richard besándose volvió a su cabeza, no lo podía creer... ¡Si Puchi estaba loquita por Sara desde hacía mucho tiempo!

Con un golpe de cabeza sacudió su pelo largo y rubio y al mismo tiempo los malos recuerdos, se volvió hacía Josep  y le dijo:

-Para que una nueva historia empiece, otra tiene que terminar. Y en Europa FM historias no nos van a faltar.