Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

RELATO DE CÉSAR NEVADO

La última llamada

¡Son espectaculares los relatos que nos mandáis los oyentes de Ponte a prueba! ¿A qué estás esperando para mandar el tuyo? Haz como César Nevado y envía tu relato a ponte@europafm.es

César Nevado | Europafm.com | Actualizado el 22/10/2015 a las 17:24 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

Voy caminando por la ciudad, hace frio y llueve, una noche típica de noviembre, oscura, muy oscura… sobre todo para mí.

Escucho la radio del móvil, suena una música muy melancólica, dirijo mis pasos hacia el viaducto dispuesto a terminar con todo este sufrimiento. En un cruce de calles, la radio se deja de escuchar unos segundos, cuando retorna la frecuencia, oigo las voces de un hombre y dos mujeres, la emisora se debe de haber cambiado sola.

Son los presentadores de un programa que se llama Ponte a Prueba. Me quedo escuchando esa emisora y me río un rato, dan un número de teléfono para poder llamar, me decido a hacerlo.

Me coge el teléfono, Puchi, productora del programa, su dulce voz, me relaja y hace que me olvide de mis problemas. Salgo en antena, cuento mi tragedia, la muerte de mi hermano pequeño por culpa de la droga, justo hoy hace un año, el abandono de mi novia por la depresión en la que estaba sumido, el despido de mi trabajo…

Todo ese cumulo de circunstancias son el motivo de querer poner fin a mi vida. Josep Lobató, Sara Gil y la diva de la noche, Laura Manzanedo me tranquilizan, consiguen que deje de pensar en el viaducto. Lobató dice que estamos fuera de tiempo, hacen una pausa para publicidad.

Tengo sed, bebo un poco de agua de la botellita que llevo, cuando me vuelven a dar paso, oigo sus voces un poco distantes, tengo sueño, me pesan los párpados ¡¡Dios!! Acabo de recordar que llevaba cianuro en la botellita, a lo lejos escucho la voz de Manzanuki llamarme, cada vez más lejana, cierro los ojos y me relajo…

Sus voces son mi último recuerdo.