Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

RELATO DE DAVID TAPIAS

Vacaciones al límite

Las disputas entre Laura Manzanedo y Sara Gil pueden tener un fatal desenlace... Envía tu relato a ponte@europafm.es

David Tapias | Europafm.com | Actualizado el 22/10/2015 a las 17:36 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

Era verano, los locutores de Ponte a prueba iniciaban sus vacaciones. Laura iba a pasarlas un año más en Ibiza con unos colegas, Sara muerta de envidia  decidió reservar habitación en el mismo hotel que su compañera.

En Ibiza, Laura salía todas las noches de marcha por diferentes fiestas volviendo al hotel a altas horas de la mañana y siempre acompañada por algún chico. Las habitaciones de las chicas estaban pared con pared y Sara tenía que soportar todas las madrugadas los gemidos de su amiga haciendo gozar al ligue que había conocido esa noche.

Los celos de Sara iban en aumento y decidió enviar a su compañera un falso paquete haciéndose pasar por un fan. El paquete contenía unos bombones con laxante.

Laura pasó unos días encerrada en el baño de su habitación con dolor de estómago yéndose continuamente por la pata abajo debido a la diarrea que le había producido ingerir esos bombones.

Sara no dejaba de escuchar la cisterna de la habitación contigua y arrepentida salió decidida a encontrar una iglesia en la que confesarse, sabía que su Dios se pondría furioso con ella. Recorrió media Ibiza pero no encontró ninguna, los remordimientos le carcomían por dentro y decidió contarle la verdad a su amiga.

Se dirigió a la habitación de Laura, tras muchos rodeos acabó confesando. Laura se puso echa una furia y las dos empezaron a discutir acaloradamente en el balcón. En plena discusión Sara dió unos pasos hacia atrás y se resbaló agarrándose a la barra del balcón por la parte de fuera quedando suspendida en el aire.

Laura se pusó nerviosa, no sabía qué hacer. Intentó de ayudarle pero el sudor de sus manos hizo que acabara resbalándose y estampándose en el suelo.

La cara de Laura era un poema, ¿Había perdido la vida su amiga? ¿Era ella la culpable?