Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

RELATO DE RAQUEL VILLAESCUSA

Un viaje por las nubes

Aquí  tenéis el relato más inesperado, e inexplicable, de los oyentes de Ponte a prueba. ¿Tú también tienes una imaginación prodigiosa? Envía tu relato a ponte@europafm.es

Raquel Villaescusa | Europafm.com | Actualizado el 22/10/2015 a las 17:34 horas

Europafm.com

Europafm.com / Ponte a prueba

Era el cumpleaños de Puchi y sus amigos decidieron llevarle a pasar una semana a Ohio. Puchi aceptó y se fueron en avión. La azafata repetía la importancia del cinturón de seguridad. Un chico se negó a abrochárselo y cuando despegaron salió rodando hasta la cabina del piloto. Tras este momento de tensión para decidieron parar en una nube próxima a tomar un café.

Puchi al bajar del avión fue directa al baño, tardó una hora en salir... Cuando salió estaba despeinada y un chico iba detrás de ella. Tanto se alargó la visita a los aseos que  cuando salió el avión se había ido sin ella.

Sorprendentemente en ese vuelo también viajaban Josep, Laura y Sara, ellas iban agarradas a las alas del avión gritando:
-¡No Josep noooo! ¡Puchi aún no ha montado!
Josep no sabía volver. La intención de Laura, Josep y Sara era dar una sorpresa a Puchi ya que le hicieron creer que se habían olvidado de su cumpleaños.

Puchi al ver el espectáculo se partía de la risa, pues sabía que sus compañeros no estaban muy bien de la cabeza pero jamás había podido imaginar que hiciesen eso.

Puchi y el resto de sus amigos quedaron en la nube para celebrar su cumpleaños. A las dos semanas Josep volvió pilotando el avión, Laura y Sara seguían colgadas de las alas del avión, para sobrevivir comían de las piñatas que estaban colgadas en las alas para el cumpleaños de Puchi.

Cuando consiguieron bajar a la nube Sara y Laura llevaban pelos de “endemoniadas” y, tras dos semanas colgadas de las alas, no podían bajar los brazos. Al final todos empezaron la fiesta, Laura y Sara no podían dejar de bailar para que nadie notase lo de sus brazos.

Después de todo, siempre nos perseguirá una duda: ¿Qué hacía Puchi en el baño con ese chico?