Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

TRUCOS

Cómo hacer el amor definitivamente bien sobre una mesa

Tal y como nos cuenta El Sextante, en la lista de lugares comunes en los que tener sexo, al menos una vez en la vida, la mesa ocupa un sitio importante. ¿Quieres saber cómo hacer un buen uso de ella? ¡Apunta!

@europa_fm | Madrid | Actualizado el 04/04/2018 a las 10:33 horas

Sexo en los baños

Sexo en los baños / Agencias

Para los más comodones que prefieran la cama, hay que saber que existen un montón de encuestas que señalan la mesa como el lugar idóneo para tener relaciones sexuales plenas y sin interrupciones.

La razón es simple. Normalmente este mueble tiene la altura perfecta para que el hombre se ponga de pie frente a su pareja, la cual está sentada sobre la mesa sabiendo que esta postura favorece la estimulación del clítoris.

Si te va la marcha y siempre has querido vivir ese momento de película en el que tiras al suelo todo lo que hay encima del escritorio para darlo todo con tu pareja sobre él, toma nota de estos puntos fundamentales a la hora de escoger la mesa perfecta:

1. La altura:

La mesa ideal debe llegarle al hombre a la altura de la cintura, con lo que la de la cocina se pone en el número uno de las superficies ideales. Le siguen de cerca la mesa del salón y la mesa de escritorio, unos cuantos centímetros por debajo pero igualmente válida. Truco: si a él le gusta ponerse en el lado corto de la mesa, probad con un escritorio que esté colocado contra la pared.

2. Los materiales de la superficie:

Seguro que a todos nos ha pasado alguna vez que no hemos terminado de disfrutar del sexo pasional sobre la mesa porque el cristal era demasiado resbaladizo, la piel se nos quedaba pegada o el mármol era tan frío que se bajaban todos los calores. La solución, según nos cuenta El Sextante, es optar por las mesas de madera pero tratar de evitar las mesas baratas que hayan sido ensambladas por nosotros mismos, porque por lo general son endebles, con piezas que no encajan adecuadamente y suelen provocar un sonido chirriante demasiado incómodo. Eso sin tener en cuenta que las embestidas demasiado intensas pueden aflojar los tornillos y hacer que acabemos en el suelo.

3. La posición de las piernas:

Las posturas son a gusto del consumidor y dependen de lo flexible que uno sea. Por regla general, una de las posturas preferidas de ellos es sostener las piernas de la mujer durante la penetración. Además, si el hombre apoya sus manos sobre la superficie de la mesa mientras ella rodea su cintura con las piernas, las flexiones pectorales nunca te resultarán tan placenteras.

Últimas Noticias