Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

SEGÚN EL CSIC

En "silencio siempre" y sin móvil: así debemos viajar en el metro para prevenir contagio de coronavirus

Algo tan simple como estar callados podría recudir en gran medida el riesgo de contagio de coronavirus. Así lo asegura el CSIC, que recomienda silencio en lugares cerrados con escasa ventilación, como el metro.

Europa FM
  Madrid | 02/11/2020
Varias personas en un vagón de metro en Barcelona

Varias personas en un vagón de metro en Barcelona / EFE

Cada vez son más las fuentes que determinan que el contagio por aerosoles suspendidos en el aire es muy frecuente y probable. Las partículas contagiosas quedan suspendidas en los espacios cerrados, aumentando considerablemente el riesgo de contagio a quien se encuentre en su interior. Esto sucede en lugares cerrados, con mucha afluencia de gente y escasa ventilación, como puede ser el transporte público o centros comerciales donde la renovación de aire no sea adecuada.

Así, el CSIC ha recomendado este domingo que no hablar en el transporte público puede reducir de manera considerable el riesgo de contagio. Cuando hablamos, gritamos o cantamos, emitimos 50 veces más aerosoles que estando en silencio y con la mascarilla puesta, un elemento que ya se ha vuelto indispensable en nuestro día a día.

María Cruz Minguillón, investigadora del CSIC, aseguró en RAC1 que "sería ideal que el metro indicara 'silencio siempre'" ya que las partículas o aerosoles acumuladas son exhalados por el resto de pasajeros al toser, reír o hablar, lo que puede provocar contagios. Minguillón recomienda no hablar, ni siquiera por teléfono.

RECOMENDACIONES DE VENTILACIÓN EN AULAS

La ventilación necesaria para reducir el riesgo de contagio depende del volumen de la sala, el número y la edad de los ocupantes, la actividad realizada, la incidencia de casos en la región y el riesgo que se quiera asumir. Esta guía sigue las recomendaciones de la guía de la Universidad de Harvard, que recomienda 5-6 renovaciones de aire por hora.

Los expertos insisten en que las actividades en exterior son siempre preferibles al interior. En el caso de que la actividad tenga que ser interior, es preferible en aulas con ventilación natural, especialmente ventilación cruzada (ventanas y puertas en lados opuestos).

Además, se propone la utilización de equipos extractores o impulsores individuales si la ventilación natural no es suficiente. En caso de disponer de sistemas centralizados de ventilación, la tasa de aire exterior se debe incrementar y la recirculación se debe reducir. Si no se puede recurrir a ninguna medida de ventilación, se debe purificar el aire con equipos provistos de filtros HEPA.

Últimas Noticias