Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

ACABA DETENIDO

Pesa una PlayStation como si fuese fruta y se la lleva por 9 euros

Un hombre entró en un supermercado con el objetivo de llevarse una PlayStation 4 por un valor mucho más bajo que el de su precio de venta. Según recoge el medio francés L'Est Republicain, el joven pesó la consola como si fuesen naranjas y le pegó la etiqueta encima del código de barras de la caja, comprándola por 9.29 euros.

Europa FM | Barcelona | 31/01/2019

Imagen de archivo de un cliente sujetando una PlayStation 4

Imagen de archivo de un cliente sujetando una PlayStation 4 / Agencias

Las cajas automáticas de los supermercados es una opción muy práctica cuando tenemos prisa y no queremos hacer las largas colas de las cajas convencionales, pero la ausencia de personal humano hace que puedan ocurrir situaciones tan surrealistas como la que ha ocurrido en un supermercado en Montbéliard, Francia.

Tras asegurarse de que las cajas automáticas no estaban supervisadas, un joven llamado Adel entró al establecimiento y cogió una PlayStation 4. Para llevársela por un precio mucho inferior al del mercado, la pesó en la báscula de las frutas y legumbres y marcó el producto como su fuesen naranjas. Después pegó la etiqueta que sale con el código de barras sobre el original en la caja de la consola y se dirigió a una de las cajas de auto servicio adquiriéndola por 9.29 euros.

Como le resultó tan sencillo hacerse con el producto a un precio ridículo, al día siguiente volvió a acudir al mismo supermercado para repetir la operación, aunque esta vez con menos suerte. El establecimiento se había percatado del fraude y revisando las cámaras de seguridad habían identificado al joven, así que la Policía lo estaba esperando dentro del supermercado y fue inmediatamente detenido.

Por su parte, Adel admitió el robó y explicó que había vendido la PlayStation por 100 euros y que quería volver a hacer lo mismo para así ganar otros 100 euros y poder comprar un billete a Niza, donde supuestamente vive según recoge el medio local L'Est Republicain.

El tribunal de Montbéliard ha condenado al joven a cuatro meses de prisión en un correccional, y la prohibición de volver a pisar un supermercado de esta cadena