Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

POLÉMICA

Críticas a una pareja de instagramers por poner siempre en peligro la vida de la chica

Correr riesgos con tal de conseguir un puñado de likes podría salir muy caro, sobretodo si no se toman las medidas adecuadas. Una pareja de blogueros ha sido muy criticada por esto.

Europa FM
  Madrid | 10/09/2019
La arriesgada fotografía de una pareja de 'instagramers' que provoca la polémica en la red social

La arriesgada fotografía de una pareja de 'instagramers' que provoca la polémica en la red social / antena3noticias.com

Kelly Castille y Kody Workman son una pareja de bloggers que, a través de la cuenta de Instagram que comparten, muestran lo mejor de sus viajes: excursiones a la selva, expediciones en las montañas, baños en aguas cristalinas..

Sin embargo, muchas veces no dudan en correr altos riesgos con tal de conseguir la mejor foto. Y eso, a la comunidad instagramera, no le hace ninguna gracia. ¿De verdad todo vale por un puñado de likes?

Concretamente son dos imágenes las que han desatado la ira de los usuarios. En ambas instantáneas se ve a la joven hacer equilibrios en el aire, teniendo como único punto de apoyo a su chico. Solo con verlas, da vértigo.

"¿Por qué siempre está la chica en el lado peligroso?", comenta un usuario. Pero no es el único que se ha dado cuenta. "La mujer siempre en el el papel arriesgado", dice otro.

Ante la avalancha de comentarios criticando lo mismo, Kelly no dudó en contestar. La joven explicó que la idea de hacer así la sesión fue suya, y que es capaz de tomar sus "propias decisiones".

Kelly Castille y Kody Workman no son los primeros ni serán los últimos en ser criticados por obviar las medidas de seguridad para conseguir una 'buena foto'. Hace unas semanas conocíamos la historia del bonito (y tóxico) lago de Galicia que se ha convertido en el reclamo de los instagrammers.