HUMORISTA POR CASUALIDAD

Leo Harlem: su verdadero apellido, su pareja desde hace 30 años y el día que estuvo a punto de morir

Leo Harlem llegó a la comedia en 2002 por unos amigos que mandaron uno de sus monólogos a un concurso. Tenía 40 años y aquello le cambió la vida. "Jamás hubiera pensado que iba a ser humorista", reconoció el cómico, que antes había sido camarero y panadero y había empezado dos carreras.

Leo Harlem: su verdadero apellido, su pareja desde hace 30 años y el día que estuvo a punto de morir
Leo Harlem: su verdadero apellido, su pareja desde hace 30 años y el día que estuvo a punto de morir // Getty Images

Europa FM

Madrid 22/02/2022 19:35

Leo Harlem estaba predestinado a hacer reír. El segundo apellido del humorista es Feliz, y así es como sale su público cada vez que lo ve sobre el escenario.

El cómico de El Bierzo cumple 20 años en el humor, una profesión a la que llegó casi de casualidad. En 2002 sus amigos decidieron enviar a escondidas una actuación suya al El club de la comedia. Fue el pistoletazo de salida a su carrera, ya que consiguió quedar de cuarto en la final del Tercer Certamen de Monólogos de ese año. Quedó por detrás de Dani Delacámara y por delante de El Monaguillo.

Leo Harlem no ha parado de trabajar en este tiempo, en el que ha seguido una fórmula de éxito. "El humor tiene siempre que hacerse desde el respeto y sin faltar ni insultar a nadie", aseguraba el pasado septiembre en una entrevista en El Español, en la que también compartió otro de sus secretos: "El humor es salud. Hay que reírse mucho para vivir feliz".

Leo Harlem fue camarero antes que cómico

En 2002, cuando sus amigos enviaron su actuación a El club de la comedia, Leo Harlem tenía ya 40 años (cumple 60 años en noviembre) y un variado currículo profesional.

Antes que cómico, Leo Harlem fue panadero con su padre, ejerció de ayudante en equipos de fútbol y trabajó de camarero durante 12 años. De esa etapa, que terminó el 1 de marzo de 2003, guarda un gran recuerdo.

"Siendo camarero se educa uno en vivir y aprender"

"Es una experiencia vital impresionante, tiene sus partes malas, por aquello de que mientras la gente se divierte tú estás currando, pero aprendes muchísimo, se educa uno en vivir y en aprender", contó en una entrevista en Bartalent Bar.

Leo Harlem y su apellido de bar

A su época de camarero, Leo Harlem le debe también su apellido artístico. El cómico, que se llama en realidad Leonardo González Feliz, eligió como apellido profesional el nombre del bar que regentaba en Valladolid, ciudad a la que se trasladó con su familia con siete años.

"Trabajé en un bar vallisoletano que se llamaba Harlem. Allí se ponía música de jazz, soul…y se me quedó el nombre como si fuera mi propio apellido. Imagínate que me llego a llamar artísticamente Leo González. ¡Parece la placa de un podólogo en la calle! Sólo le falta añadir, 2º C", contó sobre el origen de su nombre artístico en una entrevista en la revista Diez Minutos.

Estudiante de Arquitectura, Derecho y Fisioterapia

Antes que camarero, Leo Harlem fue estudiante. Se planteó varias salidas profesionales y se matriculó en varias universidades. "Jamás hubiera pensado que iba a ser humorista", contó en una entrevista el pasado verano.

Primero se matriculó en Arquitectura y luego en Derecho, pero abandonó las dos y acabó haciendo un curso de Fisioterapeuta.

"Era un estudiante vago", reconoce, asegurando que hoy sí le gustaría volver a estudiar: "Estoy más centrado que en esa época de loca juventud".

Nuria, su pareja desde hace más de 30 años

En su etapa universitaria conoció a su pareja, Nuria, con la que lleva más de 30 años y de la que acostumbra a hablar muy poco.

Tras el confinamiento supimos que habían pasado el encierro separados y que solo hablaban por teléfono. Apenas hicieron videollamadas, le contó a Pablo Motos en una entrevista en El Hormiguero.

Leo y Nuria no son padres, pero el humorista tiene experiencia en este terreno. "No soy padre en la vida real, pero me gustan los niños, me llevo bien con ellos", contó en Diez Minutos.

El día que estuvo a punto de morir

Leo Harlem lleva una vida discreta, pero entre entrevista y entrevista se les escapa alguna que otra confesión.

En marzo de 2020, pocos días antes de que empezase el confinamiento por el coronavirus, el cómico sorprendió a Trancas y Barrancas en El Hormiguero al revelar que estuvo a punto de morir.

"Yo estuve muerto ya una vez, de una intoxicación, y lo vi cerca", dijo durante la entrevista de las hormigas. "Es como dormir, pero más bestia", aseguró para luego añadir: "Es una cosa que no te llama. Te quedas dormido para siempre, es un sueño profundo".

Su reflexión, después de ese incidente, es que hay que disfrutar. "Hay que llegar con energía, habértelo pasado bien, haber disfrutado", dijo el humorista.

Aficionado al fútbol y seguidor del Pucela

Además de haber trabajado en equipos de fútbol, Leo Harlem es gran aficionado al deporte rey y es seguidor del Valladolid.

"Soy un gran aficionado al fútbol. Soy socio del Pucela. He sido jugador a un nivel deplorable pero me apasiona. Sigo muchos deportes: ciclismo, atletismo, boxeo... En fin, un poco de todo", contaba en una entrevista con los lectores de Tiramillas en 2011.

De Harlem también sabemos que no tiene WhatsApp, que se acuesta muy pronto (tiene déficit de sueño de su época de camarero y panadero) y tiene una obsesión: "Tengo la manía de llevar dinero en efectivo cuando actúo".

Te puede interesar