YA NO SE ESCONDE

Linda Evangelista reaparece tras quedar desfigurada por la cirugía estética: "No soy yo"

La modelo, que el pasado mes de septiembre confesó su drama tras pasar varias veces por quirófano para mejorar su aspecto, asegura que no volverá a esconderse. Linda Evangelista protagoniza la portada de la revista People y revela su nuevo aspecto.

Linda Evangelista
Linda Evangelista // Getty

Europa FM

Madrid 17/02/2022 14:35

La que fuera una de las modelos más cotizadas y reputadas de principios de los 90, Linda Evangelista, se ha cansado de esconderse. Permanecía fuera del ojo público desde hacía cinco años, cuando se sometió a varios tratamientos estéticos para adelgazar que terminaron teniendo el efecto contrario.

Ahora, recuperada del shock de sentirse "desfigurada" y con una demanda de 50 millones de dólares para los responsables tramitándose, la modelo charla con la revista People del calvario que ha padecido todo este tiempo.

"Ya no me voy a esconder nunca más", dice en la entrevista, donde muestra su rostro al natural después de esta "pesadilla", que según ella le ha impedido volver a desempeñar su profesión como sí lo siguen haciendo otras tops como Naomi Campbell o Cindy Crawford.

Siete sesiones de lipoescultura que la "deformaron"

La modelo, de 56 años, se sometió entre agosto de 2015 y febrero de 2016 a siete lipoesculturas realizadas por el método CoolSculpting.

Quería eliminar grasa en la barbilla, los muslos y el pecho, pero ocurrió todo lo contrario. Al poco tiempo empezaron a aparecer bultos en esas mismas zonas, un efecto secundario muy raro y bastante grave llamado hiperplasia adiposa paradójica (HAP).

Según cuenta, este efecto la dejó "permanentemente deformada" y "brutalmente desfigurada", algo que la sumió en un ciclo de profunda depresión y tristeza del que ahora empieza a recomponerse. Además, ha demandado a Zeltiq, la compañía responsable de los aparatos de ese tratamiento, y le exige 50 millones de dólares en daños.

Linda Evangelista en 2017
Linda Evangelista en 2017 // GTRES

"Yo amaba subirme a una pasarela. Ahora me da miedo cruzarme con algún conocido", cuenta a la modelo a People. "No puedo vivir así nunca más, escondiéndome y con vergüenza. No podía seguir viviendo en este dolor durante más tiempo. Estoy decidida a hablar", apunta.

Según su testimonio, los médicos se ofrecieron a hacerle las cirugías de corrección de manera gratuita pero solo si firmaba un contrato de confidencialidad. Se negó a hacerlo y pagó ella misma las intervenciones, por eso ahora puede alzar la voz y dar testimonio de su sufrimiento. Incluso pasó hambre para que su cuerpo dejase de sufrir cambios, pero ya era tarde.

"No comía nada. Pensé que estaba perdiendo la cabeza", asegura. "[El médico] me dijo que ningún tipo de dieta ni de ejercicio lo arreglarían jamás".

Bultos duros en barbilla, muslos y pecho

La hiperplasia adiposa paradójica (PAH) que desarrolló tras las intervenciones provocó que se creasen masas duras en las mismas zonas que quería corregir. "Eran protusiones, eran duras", comenta.

"No podía llevar un vestido si no llevaba una faja, me haría rozaduras hasta el punto de llegar a sangrar. Porque no es como grasa blandita rozándose, es grasa dura", dice la modelo, que muestra a People cómo está su cuerpo en estos momentos. "No creo que los diseñadores quieran vestirme así", lamenta.

Casi seis años después de que comenzarse su calvario, Linda Evangelista comienza a reconciliarse consigo misma. "No he terminado de contar mi historia y voy a continuar compartiendo mi experiencia para deshacerme de la vergüenza, aprender a quererme de nuevo y poder ayudar a otros en el proceso", apunta.

A sus 56 años, nunca pensó que un día no se reconocería al espejo. "No me miro al espejo. No soy yo".

Te puede interesar