DE LA FAMA AL ANONIMATO

Nastasia Urbano, de 'top model' en Nueva York a indigente en la calles de Barcelona

El que fuera uno de los rostros más conocidos de la moda española, el de Nastasia Urbano, ahora es anónimo. Vive casi en la indigencia, pero no descansa y lucha para salir del agujero en el que ha caído.

Anuncio de Revlon de 1987
Anuncio de Revlon de 1987 // Revlon/El Periódico

Europa FM

Madrid 30/01/2019 18:53

El periodista de El Periódico, Mauricio Bernal, ha rescatado del olvido a uno de los rostros más codiciados de las revistas de moda de los años 80. Nastasia Urbano, la modelo española que cruzó el charco para codearse con la crème de la crème y protagonizar campañas para grandes marcas, vive ahora en la calle. Han pasado casi 40 años desde su época dorada, y todo ha cambiado desde entonces.

Gracias a un reportaje de El Periódico, hemos sabido que Nastasia Urbano lleva varios años buscando su suerte entre los cartones de los cajeros automáticos. Allí ha dormido en más de una ocasión, aunque ahora se cobija en casa de un amigo.

Anuncio de Revlon de 1987 con Nastasia Urbano (segunda desde la izda.) title=
Anuncio de Revlon de 1987 con Nastasia Urbano (segunda desde la izda.) // Revlon

Eran los años 80, Nastasia tenía 20 años y un futuro prometedor. Después de ser portada en numerosas revistas europeas, Nastasia se fue a Nueva York y la agencia Ford fichó por ella. "Hacía todas las revistas, le encantaba a todo el mundo. Era muy camaleónica y la gente no se cansaba de mí. Hay modelos que son muy guapas pero que solo tienen un registro. Yo nunca tuve ese problema", cuenta en su charla con Bernal.

Ahora tiene 57 años y, al echar la vista atrás, recuerda trabajar para Yves Sauint Laurent, Opium, Revlon... Precisamente para ésta última protagonizó una campaña con Linda Evangelista.

"Cada año venía a Barcelona a visitar a mis padres. Una de esas veces conocí a mi exmarido y ahí se acabó todo, me dejó con lo puesto. Lo único bueno de esa relación han sido mis hijos, pero lo demás fue horrible. Todo lo pagaba con mi dinero", recuerda.

Durante aquella época, a su alrededor orbitaban estrellas de gran calibre, como Jack Nicholson, Andy Wharhol o Harrison Ford. "Lo tenía todo, vivía como una reina", cuenta. Urbano reconoce que ha abusado de las drogas y los excesos, pero no se arrepiente de la vida que ha vivido.

Ahora solo busca estabilidad, salir del agujero. "Quiero que mis hijos me vean bien. Quiero recuperarme como persona para estar a su altura, que estén orgulloso de mí".