DE CERCA

Quién es María Hervás: su trabajo más difícil, su novio y el síndrome psicológico que padece

La actriz, de 34 años, no es consciente de la repercusión que tienen sus trabajos, pero eso tiene una explicación. María Hervás sufre un síndrome psicológico que la convierte en una persona altamente sensible.

María Hervás
María Hervás // GTRES

Europa FM

Madrid 15/06/2022 20:57

No pertenece a ninguna saga de artistas. Su padre trabaja Correos y su madre es camionera, así que lo de la interpretación llegó a su vida casi por casualidad.

Fue con 18 años cuando Luis San Narciso la vio en un anuncio publicitario y la fichó para un pequeño papel en Los Serrano. Desde entonces, no ha parado de formarse y trabajar. Eso sí, tiene mucha más experiencia sobre las tablas de teatro que ante las cámaras de series y cine. De hecho, ha obtenido importantes reconocimientos por sus papeles en el teatro.

Estudió un grado superior en Arte Dramático en la escuela de Cristina Rota y también posee estudios en Danza Clásica.

Tiene claro cuál ha sido su papel más difícil. En la obra Jauría se puso en la piel de la víctima de La Manada, el caso de violación múltiple que dejó claro ante la Justicia que "no es no".

"Que en un momento histórico para el feminismo me tocara hacer una obra del caso de La Manada, que ha modificado incluso la legislación, fue una responsabilidad tremenda que me cayó como una losa en su día: representar un personaje que en ese momento está yendo a la misma velocidad que va el mundo. Estar a la vanguardia de la sensibilidad, y eso me flipa", dijo en una entrevista con el Huffington Post.

También la hemos visto en la ficción histórica La Cocinera de Castamar o la serie El Pueblo.

Su novio, Mike

Aunque no es muy dada a compartir sus intimidades en las redes sociales, sí hay un hombre que ocupa algunas de sus publicaciones y al que ha dedicado cariñosas palabras. Se llama Mike y viven juntos con un perro que ya es parte de su mini familia.

"Este tío de la foto a mi me da salud y felicidad. Y que sólo le pido a la vida (o a mi cerebro) que pueda ser más consciente, y no sólo verlo cuando estoy malita, o estoy en la mierder, sino todo el rato y a todas horas", escribió junto a una foto de su enamorado.

El síndrome que sufre: PAS (Persona Altamente Sensible)

Los estímulos y su entorno le afectan sobremanera. Absorve todo: tanto la energía positiva como la negativa. Lo contó en una charla con el periódico anteriormente citado cuando la periodista Paula M. Gonzálvez reconocía su trabajo como actriz y le mencionaba un titular el que se re referían a ella como "una de las actrices más prometedoras".

"Mi vida es súper normal, vivo en el barrio en el que nací, en la calle en la que nací, mis padres viven en la acera de enfrente y mi día a día es muy cotidiano. No me ha cambiado la vida en nada", decía antes de reconocer que a pesar de que le gusta que reconozcan su trabajo, sufre "con todo".

"Se llama PAS (Persona Altamente Sensible) y se puede diagnosticar. Me levanto el 80% de los días pensando que no quiero ser actriz", aseguraba antes de explicar cómo afecta esto a su día a día.

"Soy un poco PAS, todo lo percibo mucho, y eso tiene su lado bueno para actuar, pero todo es todo, y si tengo una jornada de rodaje de 12 horas en la que te tienes que relacionar con 150 personas, cada una con sus energías, con sus necesidades, sus miedos... recibes muchos impactos emocionales a lo largo del día. Cuando llego a casa llego como de la guerra, como si me hubiesen extraído cada gota de energía vital. Eso me genera mucha infelicidad porque siento que soy demasiado frágil para este trabajo. Luego están las exigencias, que caen especialmente sobre las actrices, la cantidad de juicios a los que nos sometemos...", dijo.

Te puede interesar