Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

SE SINCERA EN SU BLOG PERSONAL

"Tuve miedo, mucho miedo", así relata Sara Carbonero uno de los días más angustiosos de su vida

La presentadora Sara Carbonero, una de las pioneras en dedicarse al mundo de los blogs en España, ha relatado en su espacio de la revista ELLE un episodio muy angustioso que vivió durante un vuelo Oporto-Madrid.

@europa_fm | Madrid | 15/03/2018

Sara Carbonero

Sara Carbonero / Instagram

La periodista Sara Carbonero ha querido compartir con los lectores de su blog en la revista ELLE una de las experiencias más traumáticas de su vida.

La presentadora, madre de dos hijos, ha narrado el miedo "irracional" que pasó durante un vuelo desde Oporto hasta Madrid. "Lo normal es tardar unos 50 minutos o una hora. Bueno pues llevábamos casi dos horas en el aire y ni siquiera estábamos cerca del aeropuerto de destino", cuenta.

"La señal de “prohibido desabrocharse el cinturón y levantarse por estar atravesando zona de turbulencias” llevaba encendida todo el vuelo y no tenía pinta de apagarse", continúa la presentadora. Resulta que el mal tiempo había dificultado las labores de aterrizaje, así que el avión tuvo que esperar en el aire que se diesen las condiciones idóneas para la maniobra.

"Llegué a pensar que el avión realmente tenía algún problema o avería y que no querían decirnos nada por no sembrar el pánico", explica. En ese momento, la presentadora se dio cuenta de todo lo que dejaba atrás si algo le ocurriese. "Pensé en mi familia, en mis hijos y tuve miedo, mucho miedo. Un miedo irracional que antes de ser madre no conocía pero que en los últimos años me acompaña a menudo".

Finalmente, el avión pudo aterrizar y una vez en Madrid, Sara tuvo tiempo para atender sus obligaciones profesionales y personales. "Me costó mucho conciliar el sueño. Al día siguiente después de una reunión de Slowlove volví a Porto. En avión y con un vuelo fantástico, tranquilo y rápido. Es el lado bueno de los miedos, que como vienen se van. Aunque casi nunca lo hacen del todo. No me puedo creer que exista una sola persona en el mundo que no tenga miedos, otra cosa es que no lo diga. No todos los miedos se superan, no tenemos por qué hacerlo. Se trata de aprender a vivir con ellos", termina.

Últimas Noticias