30 AÑOS DE CARRERA

Chenoa arropa a Carlos Baute en el arranque de su gira 'De Mi Puño y Letra Tour' en Madrid

El hispanovenezolano enamoró con su música las más de 1.000 personas que no se perdieron el arranque del tour en el que repasa sus 30 años de carrera, De Mi Puño y Letra. Chenoa y Rasel acompañaron a Carlos Baute en una velada llena de magia y cariño.

Carlos Baute en el arranque de su gira 'De Mi Puño y Letra Tour' en Madrid
Carlos Baute en el arranque de su gira 'De Mi Puño y Letra Tour' en Madrid | Adrián Valiente | Arriba los Corazones Experience

Europa FM

Madrid06/06/2024 16:18

A sus 50 años, Carlos Baute se encuentra en un gran momento artístico. Sus 30 años sobre los escenarios y una carrera llena de hits le avalan.

Es por eso que la apertura de su tour De Mi Puño y Letra, en el que celebra sus tres décadas en la música, ha sido un éxito. La capital ha caído rendida a los pies del artista, que congregó a 1.000 fans que llevan en sus corazones temas como Dame De Eso, incluido en su álbum homónimo que estrenó en 2001, Mi Medicina, Esta canción; o Quién te quiere como yo, que él mismo interpretó de forma muy personal con guitarra en mano, así como también hizo con Te Regalo.

En el concierto, una recopilación mágica de su ecléctico repertorio, no faltaron géneros como el pop, la balada, la bachata y el folclor. El público, entregadísimo, no dejó de bailar y corear cada canción, llegando al éxtasis con Colgando en Tus Manos, la colaboración con Marta Sánchez que supone el top de la carrera de Baute con más de 550 millones de reproducciones.

Destacaron la gran banda de músicos y el cuerpo de baile, especialmente la percusión, que añadieron una energía muy especial a la velada. Sin olvidar la aparición especial de dos grandes amigos del artista: el sevillano Rasel, con quien interpretó Me Pones Tierno, tema que vio la luz en 2012; y El Chisme, junto con Chenoa, que estrenaron a finales de 2021.

Carlos Baute y Chenoa
Carlos Baute y Chenoa

Baute también rindió homenaje a su Venezuela natal, interpretando Yo me quedo en Venezuela -compuesto por el propio Carlos en 1995 como un himno de amor y compromiso a su tierra natal- vistiendo la bandera patria, lo que provocó uno de los momentos más conmovedores de la noche, que terminó con una cálida ovación del público y la promesa del artista de volver a encontrarse con ellos pronto.