NO ESTÁ LIMPIA

¿Qué pasa cuando la piscina huele a cloro? No es lo que estás pensando

¿Te has percatado que algunos días las piscinas huelen más "a cloro" que otros? La química Deborah García Bello ha explicado por qué sucede esto y te sorprenderá el motivo.

Dos niños en una piscina
Dos niños en una piscina // Pexels

Europa FM

Barcelona 19/08/2021 07:02

Si eres de los que está recurriendo a la piscina de forma habitual para soportar las altas temperaturas del verano, te habrás dado cuenta de que algunos días el agua huele más "a cloro" que otros. Seguramente la primera idea que te viene a la cabeza es que cuánto más huela al producto químico, más desinfectada está el agua.

Sin embargo, ocurre más bien lo contrario, tal como ha explicado la química y divulgadora científica Deborah García Bello en un hilo de Twitter: "Cuando la piscina "huele mucho a cloro" no es indicativo de que está muy limpia o que se acaba de higienizar. Suele ser por todo lo contrario... "

"Para empezar, las piscinas no se cloran con cloro (has leído bien). Se cloran con una sal de hipoclorito sódico. Funciona de la siguiente manera: la sal reacciona con el agua de la piscina y forma ácido hipocloroso, un oxidante capaz de aniquilar a casi cualquier microorganismo"; ha empezado explicando.

"Esto se combina con otros tratamientos alguicidas, floculantes y enzimas que facilitan la filtración y la descomposición de grasas y aceites. Lo que muchos llaman "olor a cloro" realmente es olor a cloraminas. Las cloraminas se producen cuando el ácido hipocloroso de los productos de limpieza reacciona con compuestos nitrogenados", ha continuado para pasar a explicar por qué es síntoma de falta de higiene: "El origen de estos compuestos nitrogenados está en los usuarios de la piscina. Tanto el sudor como la orina contienen esta clase de compuestos nitrogenados".

"Por eso, por higiene y por civismo, hay que darse una ducha antes de entrar en la piscina para no contaminarla con sudor y así evitar la formación de cloraminas. Obviamente tampoco se puede orinar en la piscina. Sin embargo, la gente es más guarra de lo que parece: en los estudios se ha encontrado que de media en una piscina de dimensiones olímpicas hay hasta 225 litros de orina"

Además de ser una gran falta de higiene, Deborah García explica de los peligros de las cloraminas en el agua: "Las cloraminas son altamente tóxicas e irritantes, de ahí que desencadenen picores y malestar. Por ese motivo, si los ojos pican mucho o la piscina huele mucho a piscina, eso es indicativo de que hay presencia de cloraminas".

"Esto implica lo opuesto a la creencia popular: cuando huele mucho "a cloro" no se ha producido un exceso de cloración, sino todo lo contrario, lo que realmente hace falta en esa piscina es clorarla con urgencia", ha concluido.