PROTAGONISTA DE 'EL JUEGO DE LAS LLAVES'

Justina Bustos, la actriz argentina de 33 años que pasó 33 días aislada con Yolanda Ramos en un hospital de África

La argentina Justina Bustos está de estreno. La actriz de 33 años presenta sus dos primeras películas en España, El juego de las llaves y Amor de madre. Esta última la llevó a Isla Mauricio, done dio positivo por Covid y estuvo aislada 33 días en un hospital junto a Yolanda Ramos. "No nos trataban, a veces teníamos que pelear por el agua", recuerda.

La actriz argentina Justina Bustos, protagonista de 'El juego de las llaves'
La actriz argentina Justina Bustos, protagonista de 'El juego de las llaves' // Gtresonline

Europa FM

Madrid 06/04/2022 19:45

Quédate con su nombre porque la carrera de Justina Bustos en España está a punto de despegar. La actriz argentina de 33 años presenta El juego de las llaves, una película en la que comparte pantalla con Tamar Novas, Eva Ugarte y María Castro, y tiene en la parrilla de salida Amor de madre, junto a Carmen Machi y Quim Gutiérrez.

La intérprete da el salto a España tras más de diez años de éxito en Argentina. Debutó en 2011 con la serie Dance!, a la que siguieron otras producciones en su país natal.

33 días aislada en África por Covid

El rodaje de Amor de madre, que se estrena a finales de abril, la llevó a Isla Mauricio, en el océano Índico, donde vivió una dura experiencia tras dar positivo por Covid. Tuvo que estar aislada durante 33 días en un hospital público.

"No fue una bella experiencia estar ahí, pero mirándolo desde otra óptica puedo contar que no soy la misma mujer que entró", asegura al recordar lo que pasó durante el asilamiento, del que dejó constancia en su cámara y que después recogió en el largometraje Sola en el paraíso. “Salí diferente, mi empatía se ensanchó como el Río de la Plata, estoy más atenta a cosas que antes no estaba”.

"Me veían como un peligro y no como una persona"

"Fui a filmar una película española y salí de París con un PCR negativo, pero apenas llegué me hicieron otro que dio positivo y me aislaron junto a otras personas que también dieron positivo. Fue en septiembre de 2020 y era una isla libre de Covid que abrió sus fronteras para un avión privado procedente de París con toda la gente de la película y otro que llegó de Bombai porque hay mucha gente de la India viviendo allí. Entonces cerraron las fronteras otra vez. Me veían como un peligro y no como una persona, por lo cual no nos trataban como personas... No era maltrato sino que no nos trataban, a veces teníamos que pelear por el agua", recuerda.

Para sobrellevar la estancia en el hospital, Bustos empezó a filmar a sus compañeras en el hospital: la actriz Yolanda Ramos y tres mujeres de la India, Sarita, Shilpa y Sasha, que estaban ahí.

"Documenté todo como un modo de entretener a mi mente, sin ningún otro objetivo. Cuando salí del hospital revisé las filmaciones sabiendo que tenía algo interesante. Sola en el paraíso no es sobre el Covid sino sobre la vida misma y las emociones, las ilusiones, las desilusiones, cómo la empatía mueve montañas y el miedo paraliza. Lo que más hacía era ver documentales porque me hacía bien saber que en algún momento eso iba a terminar".

"Es más un documental sobre el existencialismo que de denuncia. Hoy en día sigo en contacto con esas mujeres y tenemos un grupo de WhastApp que se llama friends for ever y chateamos en inglés", dice al recordar esa etapa.

Buenos Aires, Nueva York y Europa

Sola en el Paraíso es la primera experiencia de Justina Burtos como productora y guionista. Hasta ese momento siempre había trabajado como actriz, aunque antes de dar el salto a la interpretación estudió Historia del Arte.

Burtos nació en Unquillo, Córdoba (Argentina), y pasó su infancia y adolescencia entre montañas. Crecí en su localidad natal y recuerda como eternos sus viajes al colegio San Pedro Apóstol.

Al terminar secundaria se mudó a Buenos Aires para estudiar la carrera y después se estableció en Nueva York para trabajar de camarera y recepcionista. Esa época fue determinante para su salto a la interpretación.

En Nueva York conoció a un grupo de argentinas de su edad que estudiaban teatro, canto y baile y se dio cuenta de que podía vivir de la interpretación. Ahí fue cuando volvió a Argentina, país que dejó en 2020.

"El año pasado tomé la decisión de mudarme a Europa, todavía no me anclé en ninguna ciudad. Soy nómade y me encanta", contaba la intérprete en marzo de 2021, poco antes de establecerse en París. "Después de estar girando ocho meses girando finalmente alquilé departamento en París. Sigo siendo nómada pero un tanto más relajada, sabiendo que en un lugar están mis pertenencias. Tengo una base", contó en diciembre de ese mismo año.

Por qué Justina Bustos en París

Eligió París como base europea por una cuestión familiar. "Mi bisabuela nació acá y siempre tuve interés por este lugar. Recuerdo que un año antes de terminar el colegio viajé por primera vez a Francia y ahí me di cuenta de que quería pasar un tiempo largo en este país", explicó en una entrevista con Marie Claire.

"Es incómodo llegar a un lugar desconocido, pero a su vez es una sensación que me resulta familiar ya que a los 17 me mudé sola a Buenos Aires. Y hoy extraño las mismas cosas que extrañaba en ese entonces: mi familia, mis amigos, el confort de lo conocido, tomar un café con mis tías...", aseguró sobre esta nueva etapa.

¿La nueva pareja de Justina Bustos?

Justina Bustos es un fenómeno para la prensa argentina, que, además de seguir su carrera de cerca, sigue también su vida sentimental.

Tras más de cuatro años de relación con el operador de bolsa Mariano Bustillo, Justina Bustos se separó en noviembre de 2018. El pasado enero hizo saltar las alertas de los medios al dejarse ver disfrutando de unos días de descanso en Uruguay paseando con un misterioso joven. "Al ver a los fotógrafos en el lugar, se soltaron la mano y empezaron a caminar separados, sembrando aún más dudas sobre el vínculo que los uniría", aseguraron los testigos, quienes señalaron también que comieron juntos en un conocido restaurante al que accedieron tras una hora de cola.

No se les ha vuelto a saber más de la relación y Justina asegura que son “solo amigos”.

Te puede interesar