Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

ESCANEARON EL CÓDIGO

Compra una entrada de más de 500 euros y se la roban por poner una foto en Instagram

A Robbie Johnson le hacía tanta ilusión poder ver a su equipo favorito que no pudo evitar publicar una foto de su carísima entrada en Instagram. El joven se había gastado 650 dólares (unos 500 euros) para ver a los Boston Red Socks pero alguien más espabilado que él le robó la entrada y el sueño se convirtió en una pesadilla.

@europa_fm | Barcelona | 30/10/2018

El equipo de béisbol Boston Red Socks

El equipo de béisbol Boston Red Socks / Getty

A veces no podemos evitar dar más información de la que deberíamos en las redes sociales, sobre todo cuando vamos a ir a un concierto o a un evento que esperamos con mucha ilusión.

Esto es lo que le ocurrió a Robbie Johnson, un gran aficionado del equipo de baseball Boston Red Socks. El joven se gastó 650 dólares (unos 500 euros) en una entrada muy bien situada para un partido de su equipo en la World Series y no dudó en compartir su entrada en su perfil de Instagram.

El gran error que cometió Johnson es que publicó la entrada al completo, sin tapar el código de barras de ésta. Y algo así es precisamente lo que nunca debe hacerse en las redes sociales, ya que ocurrió lo que se veía venir, que alguien más espabilado le robó la entrada.

Cuando el aficionado fue a entrar al estadio, el personal de seguridad le dijo que su entrada ya había sido escaneada 2 horas antes, por lo que el ladrón en cuestión ya estaba en el interior del recinto. Ante tal disgusto Robbie compró otra entrada, esta vez de 450 dólares y accedió al estadio.

Una vez dentro, se dirigió al lugar de su anterior entrada pero allí no había nadie. Seguramente el que utilizó su entrada había sido más avispado y se había cambiado de sitio esperando a que fueran a buscarlo cuando descubrieran el robo.

La empresa encargada de vender las entradas ya había advertido de este tipo de robos, pero al parecer las ganas de Robbie por ver a su equipo habían sido más grandes que la lógica.

Últimas Noticias