Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de EuropaFm en tu móvil.

NO ES LA PRIMERA VEZ QUE PASA

Cierran una piscina en Valencia después de que los usuarios defequen en ella

Ha ocurrido en una piscina municipal en Massanassa, Valencia. Por ahora se desconoce si se trata de una gamberrada o un descuido infantil, pero por medidas de seguridad y prevención se han visto obligados a cerrar la piscina.

Europa FM
  Madrid | 05/07/2019
Imagen de archivo de una piscina

Imagen de archivo de una piscina / Pixabay

"Estamos hablando de un recinto de 400 personas y es difícil de controlar. Pese a todo he indicado al personal que extreme la vigilancia para evitar que vuelva a repetirse algo tan desagradable que no puede ser", así es como tranquiliza Paco Comes, el alcalde de Massanassa, en Valencia. "No hay peligro y todo esta controlado".

El alcalde de la ciudad valenciana ha pedido a los socorristas y empleados una mayor vigilancia de los bañistas. Que apareciesen defecaciones flotando en el agua de la piscina ha conseguido el cierre de la misma, algo que lleva ocurriendo ya durante cuatro días seguidos.

Paco Comes ha preguntado a los técnicos si era la primera vez que esto pasaba y estos le confirmaron que no, que ya habían pasado por eso en alguna otra ocasión. La primera vez que esto ocurrió fue un día de verano, sobre las 5 de la tarde. Solo quedaba una hora para que la piscina cerrara, aunque por ese 'incidente', se llevó al cierre definitivo de la instalación pública.

"Cuando se ha detectado la defecación, se ha activado las medidas de seguridad correspondientes, las que obligan a la gente a salir del agua y son los trabajadores de la piscina los encargados en verter un líquido para desinfectarla de las posibles bacterias. Este proceso dura aproximadamente una hora y el personal de la piscina aconseja a los bañistas que se queden por la zona de ocio y esperen el tiempo que dura la defecación", contaba el alcalde al diario Levante.